Deporte Deporte Nacional

Carta a Óscar Ramírez: No da vergüenza perder jugando al fútbol

William Aguilar | No da vergpuenza caer, don Óscar Ramírez; no da vergüenza perder, si se dejó la vida en la cancha, si se arriesgó todo por la pasión del juego, si se sabe que se dio lo máximo con el único objetivo de ganar. No da vergüenza perder así, señor técnico. Es una lástima que en este mundial no caímos así.

Durante los primeros dos encuentros, la Selección Nacional no aspiró a más que empatar y así, señor Ramírez, es un verdadero milagro que no hayamos salido goleados. Aunque, en lo que refiere a caudal futbolístico, a poseción del balón, a llegadas al marco rival; por supuesto que perdimos por mucho.

La verdad es que en los primeros partidos la Sele no apostó a más que a destruir el juego del rival, aunque con una estrategia que pocas o ninguna vez ha resultado, esperar atrás y rezar por que al final de los 90 minutos, el marcador no pase de cero.

Se le escuchó decir a usted, señor Ramírez, que el gol del rival le estropeó los planes; es decir,que su proyecto para esta Copa del Mundo, no era más que sacar tres puntos (tres empates) a partir buenas actuaciones de Navas y sus compañeros en defensa. Que mal eso, que mal.

Es decir, su táctica y su estrategia estaba basada en hacer que los marcadores no se movieran, en robarle al espectador ese amor que solo el gol le puede dar. Si eso no es antifútbol, no sé lo que será.

Sin embargo, en el último juego la cara de la Tricolor fue diferente, con manejo del esférico, con llegadas a la meta rival… ¡Con goles! ¿Qué hizo usted diferente, señor Ramírez? Habrá sido meter a tres jugadores que participaron en la última victoria de Costa Rica.

Debe explicarle ahora usted a la gente por qué Campbell no estaba para el encuentro con Brasil y se convirtió en el mejor hombre al enfrentar a Suiza. Por qué llevó a Waston por su altura y lo dejó en la banca contra Serbia.

Por qué en los momentos en que lo único que parecía servir era el tiro largo, dejó sentado a Azofeifa y no ordenó a Borges, a Guzmán, a Ruiz rematar desde fuera del área. ¿Le desobedecieron?

Se vio diferente la Sele este miércoles y es difícil pensar que fue hasta ahora que los jugadores le hicieron caso a su esquema táctico, don Óscar. Más bien parece que hasta ahora la Tricolor perdió el miedo a tener la pelota, a rematar, a enfrentarse a los mejores del mundo, tal y como lo hizo hace cuatro años.

Jugando así, se empató con la selección número seis en la clasificación de la FIFA. Jugando con la fórmula que usted proponía, se hizo el rídiculo ante Inglaterra, Bélgica y Serbia.

Aunque no fue un juego para nada vistoso el de la Sele ante Brasil, al menos se le vio algo mejor y en el de este miércoles, se pudo haber perdido por dos o tres goles, que no hubiera sido importante caer así, con los botines puestos y dando un espectáculo, que después de todo, el fútbol es eso, un hermoso show por el cual millones pagan para ver semana tras semana.