Ciencias

Reinventar la psicología: la tercera ola es la sociedad espiritual

Además de la atención primaria o la presión hospitalaria pandemia También ha revelado algunos servicios de salud mental que algunos profesionales en España ya han contraído el coronavirus, algunos profesionales aseguran que hoy son definitivamente inadecuados ante problemas a medio-largo plazo. Se necesitan más recursos, para asegurar a todas las personas consultadas, y también para desarrollar y adaptar la práctica profesional a formatos remotos ante los peligros de infección y las limitaciones del parto.

“Se acerca una ola de trastornos mentales y debemos ser innovadores y cambiar la forma en que la salud mental llega a todo. La pandemia está abriendo una brecha aún mayor entre los grupos de riesgo y el resto de la población, y los programas de salud mental deben reinventarse para que esta población no se quede atrás ”, dice Celso Arango, director de psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

La disponibilidad de servicios hospitalarios de salud mental disminuyó con el colapso durante el parto – Además de patologías físicas – y continuó con fuerza más allá de la primera ola. “En junio y julio enfrentamos una avalancha de casos”, dice Marifé Bravo, directora de psiquiatría de La Paz. Este otoño, los mismos servicios han vuelto a ver una bajada de ingresos o consultas, no porque haya menos problemas, dicen, sino porque suelen venir de los servicios de atención primaria, que una vez más se ven desbordados por el coronavirus. El resultado es un aumento en el uso de ansiolíticos y una moderación de los ingresos, lo que, según los consultores, provocará que otras oleadas de personas con trastornos mentales lleguen más tarde y en peores condiciones.

READ  El país está mucho más cerca del agujero negro - Uno TV

“Cuando un paciente necesita un antibiótico, se le dan todas las dosis que necesita durante varios días para superar su enfermedad”, dice Antonio Vázquez Morejón, presidente de la Asociación de Psicología Clínica del Servicio Público de Andalucía. «Pero cuando a un paciente que necesita atención mental se le niega todo el tratamiento que necesita o se lo reduce al mínimo, es como darle a ese paciente la mitad de una dosis del antibiótico en un día. Eso no es suficiente».

Y en el campo de la salud mental, como recuerda esta psicóloga con 30 años de experiencia en coordinación, los principales recursos son “los humanos, y si los recursos humanos son escasos, la disponibilidad de psicofármacos se multiplica, España es el segundo país europeo que triplica el curso de alemán”.

España tiene seis psicologías clínicas por cada 100.000 habitantes, y existen grandes desigualdades entre comunidades, frente a la media europea de 18 y la media de la OCDE de 26.

España tiene seis psicologías clínicas por cada 100.000 habitantes, y existen grandes desigualdades entre comunidades, mientras que la media europea es de 18 y la media de la OCDE es de 26, según datos de diferentes organismos. Algunos países nórdicos tienen una población de 40 / 100.000. Por cada 100 euros gastados en asistencia sanitaria, 5,5 va al 7% de la salud mental en la UE, dice Arango.

Un estudio del Consejo General de Psicología de las dos últimas semanas muestra que uno de cada tres y uno de cada cuatro españoles presentan síntomas graves de ansiedad y depresión en esta segunda ola, afirma Silvia Berdullas, directora de este consejo. «Estas son tasas de prevalencia que son claramente más altas que en situaciones prepandémicas y deberían mantenernos alerta. Nos enfrentamos a un sistema que ya era descarado y que ahora necesita cada vez más tratamiento psicológico y debe ser abordado.

READ  El país está mucho más cerca del agujero negro - Uno TV

“Habrá lo que la OMS llama la tercera ola, que tendrá las consecuencias de problemas económicos en la salud mental”, dice la psiquiatra Marifé Bravo. Defiende la creatividad con la que reaccionan los profesionales ante la primera ola, pero no ve recursos suficientes para los desaparecidos. Explica cómo los hospitales y los servicios de salud mental en general proporcionaron cámaras y cuentas corporativas de Zoom para trabajar rápida y telemáticamente con todos los pacientes. “Todos estos pacientes han sido monitoreados por teléfono y se han comunicado personalmente con los más graves o que necesitan medicación. La mayoría de los tratamientos se han implementado mediante videoconferencia. Hemos buscado otras experiencias que nos puedan orientar y que nos permitan hacerlo con cierta Garantía Técnica y Confidencialidad, y se han organizado varios cursos y jornadas para formar profesionales en estas técnicas ”, dice Bravo.“ Y esto ha venido para quedarse, especialmente con personas con previamente había tenido contactos y se estableció una relación terapéutica. En casos nuevos, no es suficiente.

Vázquez Morejón opina lo mismo: “Hay que prepararse para las intervenciones telefónicas, requiere capacitación y es un desafío aplicarlo bien, identificando quién es apto y quién no. Muchos pacientes quieren venir a vernos, nos dirán cosas graves. Una vez conectados, aceptarán bien el procesamiento del teléfono.

Pero lo cierto es que la psicología aún falta en los grandes planes de refuerzo. Por ejemplo, la experta en desastres Sara Liébana y una de las psicólogas que acudieron a la línea de ayuda del Ministerio de Sanidad durante la primera alerta llaman la atención sobre la siguiente información: Profesionales del Hospital Isabel Zendal aseguran que la Comunidad de Madrid está montando «ni psicólogos ni psiquiatras». Y ahora más que nunca es importante potenciar la contratación en el sistema sanitario nacional si queremos apostar por la salud mental de los españoles ”. “Necesitamos una comprensión más integral que incluya la salud biológica, social y psicológica y no solo la salud biológica”, agrega Berdullas.

READ  El país está mucho más cerca del agujero negro - Uno TV

Pero la psicología, cree Liébana, ha sabido «saltar a la reinvención debido a la necesidad de adaptarse y realizar videoconferencias». En lugar de reinventarse, agrega Berdullas, ha acelerado un proceso que había sido de una manera más avanzada. «La validez y eficacia de los modos de telemedicina ha sido ampliamente probada, y lo que cabría esperar era que los usuarios y profesionales se atrevieran a pasar a la nueva tecnología. Ha sucedido de forma natural porque estamos acostumbrados a interactuar así durante una pandemia».

Y son precisamente estos cambios, como dice Marifé Bravo, los que han persistido.

Sobre el coronavirus

Aquí puedes seguir la última hora el desarrollo de una pandemia

Así se desarrolla la curva de coronavirus en el mundo

Descarga la aplicación de seguimiento para España

Una guía de acción contra la enfermedad

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar