Ciencias

Topadoras contra niños: ¿es una solución?

Una de las imágenes dejadas por el desalojo en Guernica

El jueves por la mañana, los canales de noticias transmitieron en vivo un operativo mediante el cual la Policía de Buenos Aires expulsó a cientos de familias que aún ocupaban la propiedad de Guernica. Durante horas, se colocaron fotografías de familias con niños en las esquinas de cientos de defensores del pueblo de seguridad hasta que tuvieron que abandonar plazas inciertas, que luego fueron destruidas por excavadoras. En algunos casos, los medios vieron su tarea facilitada por el ministro de Seguridad, Sergio Bern, con una buena decisión que incluso definió su propio helicóptero para proveedores y operadores. El testimonio de los desplazados fue muy triste: por ejemplo, mujeres con bebés que lloraban que decían – llorando ellas mismas – que la policía había quemado sus cajas y todas sus pertenencias;; hombres cuyas voces fueron interrumpidas cuando dijeron que incluso sus documentos habían sido quemados. «¿A dónde voy a ir ahora?» Ellos preguntaron.

Hay versiones muy contradictorias de por qué sucedió. Por ejemplo, el número de personas desplazadas no coincide. El gobierno porteño aseguró que quedaban apenas 200. El fiscal Juan Condomí Alcorta, que exigió el rescate, bajó «a un máximo de 600». En un censo anterior, el Centro de Estudios Legales y Sociales y la Paz y el Poder Judicial había encontrado que la población de la propiedad consistía en 1.400 familias con un total de 4.417 personas. El gobierno de Buenos Aires había asegurado que para el momento del desalojo, 730 familias ya habían acordado retirarse a cambio de gran parte de otro lugar, apoyo financiero o ambos. Una simple resta nos permite demostrarlo Las fuerzas de seguridad no dispararon ni a 200 ni a 600, sino a muchas más personas.

Tampoco se sabe por qué comenzó la operación esa mañana. El gobierno bonaerense dijo que había solicitado al ministro de Justicia varias prórrogas para negociar con las familias guernicanas para instalarlas en un lugar temporal hasta que se les ofreciera un barrio con servicios básicos. Pero al final, el fiscal afirmó que los tiempos habían terminado. El fiscal lo niega. Dice que el tribunal dictaminó que el desalojo debe hacerse de 15 a 30. Octubre. Pero que El gobierno de Buenos Aires decidió el momento en el que aún faltaba día y medio para reanudar las negociaciones. Todo negociador, en cualquier conflicto, sabe que las últimas horas son la clave para llegar a un acuerdo. Todas las partes suelen dar tirones hasta que casi se acaba el tiempo.

READ  Contaminado con dos cepas cada 4 meses: ¿cómo se produce la reinfección?
Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni (Twitter Andrés Blanco / @chaplinzanon)
Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni (Twitter Andrés Blanco / @chaplinzanon)

Silvia Saravia, líder del grupo Barrios de Pie, quien estuvo involucrada en las negociaciones desde el inicio, quedó asombrada. Esto lo dijo con voz aplastada: «No entiendo lo que pasó. Empezábamos a cambiar de familia. La tienda estaba casi cerrada. Fue difícil, largo, muy complicado. Pero casi no faltaba nada. De repente, el gobierno detuvo las negociaciones y, al cabo de un tiempo, apareció la policía y comenzó a expulsar a la gente. Los niños lloraron al ver que se quemaba su casa ”. Saravia fue funcionaria en el directorio de Nestor Kirchner. En camino: ¿Habría hecho lo que se hizo en Guernica el jueves?

Con el tiempo, el gobierno de Buenos Aires afirmó -o sugirió más o menos directamente- que hizo todo lo posible, que había intrusos, que los acuerdos fracasaron por culpa de organizaciones de izquierda, que había poca gente, que les preocupaba que nadie saliera herido en el operativo policial. Es cierto que físicamente nadie resultó herido, sin embargo ¿Cómo se llama lo que le pasa psicológicamente a las personas que actualmente no tienen adónde ir, niños o jóvenes que ven uniformes con palos y escudos destrozando todo lo que tienen? Los «intrusos» de los que habla Sergio Berni son curiosamente los militantes de un porteño, en la misma universidad donde se formaron el gobernador Axel Kicillof y el ministro Andrés Larroque.

La represión se produjo después de dos meses de discusiones que comenzaron cuando cientos de familias se asentaron en los 100 acres que habían estado prácticamente en desuso durante años. Este tipo de tomas siempre ofrecen dos posibles looks. Uno de ellos es la familia de las familias que se instalan en estos páramos. Un cronista que se acerca al prejuicio solo tiene que mirar y escuchar esa desesperación. Para que una madre se establezca con tres o cuatro hijos pequeños, en esos países deshabitados donde tienen que desembocar en pozos, no hay electricidad, ni agua corriente, ni suelo material, ni electricidad ni nada, tienen que ser encarcelados por la desesperación. Son situaciones de desesperada inhumanidad. Pero a pesar de todo esa mirada delicada, que no es ni de izquierda ni de derecha, sino simplemente delicada, desplaza brutalmente el debate público con otro, que a veces produce una presencia impresionante y que sólo se explica por una disociación cruel.

READ  Contaminado con dos cepas cada 4 meses: ¿cómo se produce la reinfección?
¿Cómo explica la necesidad de proteger la propiedad privada a los jóvenes que no tienen nada, en un país donde muchos de nosotros lo tenemos todo?
¿Cómo explica la necesidad de proteger la propiedad privada a los jóvenes que no tienen nada, en un país donde muchos de nosotros lo tenemos todo?

Esa otra mirada sostiene que estas familias están formadas por “usurpadores” utilizados por “especuladores inmobiliarios” y agitadores de izquierda, y que la defensa de la propiedad privada es una prioridad absoluta. En este caso, incluso ese elemento es controvertido porque no estaba tan claro a quién pertenecían estos países. A lo largo de las semanas, una gran cantidad de políticos de centro derecha pidieron que la lección se extendiera a las personas sin hogar que esperaban en Guernica. La líder de este reclamo fue la exministra de Seguridad Patricia Bullrich. Esa mirada también fue seguida desde el primer día por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, soldado de Cristina Kirchner, quien publicó videos de disturbios bélicos en tono militar, en los que declaró que «En la provincia de Buenos Aires, la propiedad privada es y es inviolable».

El respeto por el derecho a la propiedad privada es, por supuesto, un organizador clave de las sociedades occidentales. Pero esta segunda mirada abandona el hecho de que en muchos casos, en determinadas situaciones sociales, hay derechos que chocan entre sí: la noción de esta complejidad es también virtud de las sociedades capitalistas más justas. ¿Cómo explica la necesidad de proteger la propiedad privada a los jóvenes que no tienen nada, en un país donde muchos de nosotros lo tenemos todo? ¿No es ofensivo, ofensivo, cruel, insensible?

En Argentina, gobiernos anteriores, los indicadores de pobreza infantil son cada vez más impactantes. En el mundo de las grietas, se puede argumentar que es culpa de otro. Pero esos tipos están ahí. Y hay muchos y cada vez más. ¿Qué respuesta les da la democracia argentina? ¿Los llama abusadores, vivos, vagos, criminales? ¿Les envía excavadoras una y otra vez? ¿Son suficientes para tantos? ¿Se convertirán en gobiernos calificados o inclusivos que no los superarán? ¿Vas a demostrar que darles algo de comer después estimula la alimentación y luego es mejor no ayudarles? Esa no parece una solución sensata. ¿Es una solución inteligente?

READ  Contaminado con dos cepas cada 4 meses: ¿cómo se produce la reinfección?

El debate sobre la toma de control de Guernica estuvo dominado por esas personas crueles y crueles que solo creen en la lógica de las excavadoras. Junto a ellos hay un sector social, mediático y político que responde con culpabilidad: no defiende sus valores habituales porque se parecen a piantavoto, o simplemente quiere no pensar para no ser acusado de quién sabe qué.

En este contexto, el gobierno de Buenos Aires decidió tomar una decisión para que no haya duda de que defenderá la propiedad privada. “Recuerdan las imágenes de la dictadura”, dijo el padre Pepe Di Paola. ¿Quién tomó la decisión? ¿Kicillof, Berni, Cristina, Máximo? En todo caso, el kirchnerismo es prisionero de su propio debate. Hace apenas tres meses, Cristina Fernández condenó a Horacio Rodríguez Larreta por detener a dos personas en una marcha en memoria de Santiago Maldonado.

El jueves por la tarde, la propiedad de Guernica volvió a estar deshabitada. Se defendió la propiedad privada. ¿Qué habrá en un par de años? Barrio con todos los servicios? ¿O seguirá de la misma forma que antes: tierras inútiles, abandonadas, sin destino donde pastan algunos animales? ¿Y las familias que se establecen allí para luchar por un pedazo de tierra, así como así?

Cuando el poder no piensa en los problemas y la complejidad del problema, prevalece la lógica cruda de las excavadoras.

Y el país se vuelve extraño, oscuro, aterrador.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar