Economía

Año de emigración: 328.000 nicaragüenses partieron en 2022

Entre 2018 y 2022 han salido del país 604.485 nicaragüenses: 328.443 en 2022, principalmente a Estados Unidos y Costa Rica, estima el investigador Manuel Orozco.

Autor: Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – El síntoma principal y más visible de la crisis sociopolítica y de derechos humanos latente en Nicaragua en 2022 fue la migración masiva, que por segundo año consecutivo marcó una cifra récord en la historia moderna.

En 2021 y 2022, la emigración no ha tenido precedentes. En enero y noviembre de 2022, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de EE. UU. reportó 181,566 «encuentros» o detenciones de migrantes nicaragüenses en la frontera de EE. UU. En Costa Rica, entre enero y noviembre de 2022, funcionarios de inmigración contabilizaron 76.676 solicitudes de refugio de nicaragüenses. Cuando se suman estas cifras preliminares para los dos propósitos de la migración de nicaragüenses, aproximadamente 258.000 personas salieron del país.

Sin embargo, es una suma que no refleja completamente la magnitud del fenómeno. Manuel Orozco, experto en inmigración e investigador del Diálogo Interamericano, ofrece una cifra mayor: 328.443 nicaragüenses se vieron obligados a salir de su país en 2022, incluidos los que partieron hacia otros destinos.

Es también una cifra que supera los 161.269 nicaragüenses que se fueron en 2021, que también había marcado un récord de emigración de nicaragüenses.

Así, entre 2018 y 2022 han salido del país 604.485 nicaragüenses: alrededor de 100.000 en 2018-2019; 14.773 en 2020, el año de la pandemia, cuando la mayoría de los países cerraron sus fronteras; 161.269 en 2021; y 328.443 en 2022.

“La verdad es que la gente se está yendo y multiplicando, y esa es una de las primeras señales de derechos humanos de que las cosas no van bien”, dijo Alberto Brunori, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Centroamérica. Programa de Derechos Humanos (ACNUDH) Esta noche Habló de la crisis que atravesó Nicaragua y su permanencia durante casi cinco años, que también calificó de “sostenible”.

Moviéndose a pesar de los peligros

El año 2022 estuvo marcado por un noticiero plagado de tragedias de migrantes nicaragüenses en su camino hacia Estados Unidos, principal destino de esta nueva emigración. En noviembre, la Patrulla Fronteriza reportó 34,292 detenciones de nicaragüenses, el 12% de todas las detenciones de migrantes de diversas nacionalidades y un promedio de más de mil por día. Este número también rompe un nuevo récord de nicaragüenses mensuales que han ingresado a los Estados Unidos de manera irregular en los últimos años.

READ  [INTERVIEW] El presidente de Costa Rica espera incrementar la cooperación en el campo de la economía verde

Los nicaragüenses vienen de la persecución del régimen orteguista, de una situación económica cada vez más difícil, de funcionarios y militantes sandinistas que desertaron de las filas del FSLN por presiones y conflictos internos.

Las noticias más frecuentes fueron los ahogamientos de personas que intentaban cruzar el Río Bravo para llegar a suelo estadounidense, casos de personas muertas por asfixia en contenedores, secuestros, asesinatos, desapariciones y accidentes en México.

Según el seguimiento Confidencial, Al 16 de diciembre, al menos 51 migrantes nicaragüenses han muerto tratando de llegar a Estados Unidos en 2022. Más de la mitad ahogados en el Río Bravo y una cuarta parte en accidentes de tránsito.

Sin embargo, entre marzo y noviembre, 82 migrantes nicaragüenses murieron tratando de ingresar a Estados Unidos, según la Alianza Nicaragüense Estadounidense de Derechos Humanos (NAHRA).

Entre las decenas de miles de nicaragüenses que se fueron en 2022 estaban los afectados por la política migratoria estadounidense. A principios de 2022, decenas quedaron varados en México, principalmente en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez, debido al programa “Quédate en México”, que obligaba a los solicitantes de asilo de Estados Unidos a esperar en México hasta que las autoridades respondieran a sus solicitudes.

Un equipo confidencial viajó a la ciudad para registrar las historias de los nicaragüenses que se vieron afectados de manera desproporcionada por esta política (60% de los retornados eran nicaragüenses). Durante la visita, también documentamos la difícil situación de los nicaragüenses que habían sido rechazados específicamente por las autoridades estadounidenses bajo otra política controvertida, el Título 42, que expiraba el 21 de diciembre pasado pero aún está vigente.

Las deportaciones de nicaragüenses también fueron noticia. Aunque el porcentaje de deportados de otras nacionalidades es menor en comparación con otras nacionalidades de la región, entre enero y julio de 2022 más de 2000 fueron deportados de México, mientras que desde Estados Unidos, el experto Manuel Orozco estima que unos 1500 nicaragüenses incrementarán la cifra de deportados. datos finales deportados de Estados Unidos a finales de 2022.

Glorietas y largas filas en Migración Nicaragüense

La migración de refugiados de Nicaragua no solo se reflejó en las estadísticas oficiales de los países de destino, sino también en el hacinamiento de los servicios migratorios en toda Nicaragua. Colas interminables, desorden y desesperación reinaban en las oficinas de inmigración con personas que renovaban sus pasaportes o los tramitaban por primera vez.

También abundaron las escenas de buses y minibuses saliendo de lugares céntricos de la capital y otras ciudades del país para realizar «excursiones» o «viajes» para llevar a los migrantes a Guatemala. En Guatemala, los nicaragüenses inician la parte más peligrosa de su viaje desviado por México hasta llegar a la frontera con Estados Unidos.

READ  La restricción de vehículos comenzará el 9 de agosto a las 10 p.m.

Ambas escenas contrarrestan y refutan la narrativa de propaganda oficial del régimen de Ortega Murillo de una realidad nacional en la que no hay migración masiva ni crisis sociopolítica. El presidente Daniel Ortega se ha referido a la inmigración solo una vez, y lo hizo para culpar a Estados Unidos y sus sanciones económicas a los funcionarios por corrupción y abusos a los derechos humanos. “Sigan imponiendo sanciones y los migrantes seguirán llegando a su puerta”, dijo en octubre.

Lo cierto es que los nicaragüenses se han ido de una manera sin precedentes por el deterioro de la situación política, explica Orozco, y la intención de mudarse ha llegado a más del 60 por ciento. A esto hay que sumar el fenómeno “migración engendra migración”: “las redes internacionales que surgieron en 2020 y 2021 confirmaron que la ruta Nicaragua-Estados Unidos es válida para solicitar asilo. Esta rentabilidad se mide en relación al costo de la migración, el forma en que se hace, y la posibilidad de llegar a Estados Unidos», dijo Orozco.

Cambios en la política de inmigración

A medida que aumentaban los flujos migratorios hacia Estados Unidos y Costa Rica, los gobiernos de esos países cambiaron sus políticas para tratar de contenerlos.

En octubre, Estados Unidos anunció que ya no aceptaría inmigrantes venezolanos por tierra, sino que abriría sus puertas a solo unas 24.000 personas que llegaran por avión y que habían pasado por un proceso anterior que dejó varados a cientos de venezolanos. viajando a lo largo de la salida de Venezuela.

Con el número inusualmente alto de nicaragüenses que vienen a los Estados Unidos, algunos predicen que estarán sujetos a políticas similares a las descritas anteriormente. The Miami Herald informa que la administración Biden lo está considerando. Lo mismo hizo Reuters, que citó a tres funcionarios estadounidenses sin revelar sus nombres. [Such became true on January 5th.]

En Costa Rica, el presidente Rodrigo Chaves hizo cambios en la política migratoria e impuso restricciones a los solicitantes de refugio, la mayoría (90%) de los cuales son nicaragüenses. A noviembre de 2022, la Dirección de Migración y Migración de Costa Rica ha recibido 222.056 solicitudes de refugio desde 2018.

Los cambios fueron cuestionados por organizaciones que monitorean los derechos de los migrantes y refugiados, mientras que Chaves argumentó que los migrantes económicos estaban abusando del sistema de refugiados y se quejó de que la comunidad internacional no brindaba suficiente ayuda para hacer frente a esta afluencia.

READ  Venciendo a las mujeres en PlayStation 5 en Walmart - VIDEO

Casi al mismo tiempo que el presidente Chaves se refirió a los migrantes económicos como una carga, un video de una pareja de mujeres arrodilladas y golpeadas con palos en una tienda de ropa en San José causó revuelo en Costa Rica. Poco después, quedó claro que las víctimas de la brutal agresión eran trabajadores nicaragüenses, como las decenas de miles que trabajan en sectores importantes de la economía costarricense, en la agricultura, el comercio y la construcción.

En Confidencial publicamos un reportaje, «El laberinto de la explotación laboral de los migrantes nicaragüenses en Costa Rica», que revela los abusos y maltratos a los que son sometidos los nicaragüenses. Producen el 11 por ciento del PIB de Costa Rica, pero cuyos derechos no siempre son respetados. .

Las remesas, pilar de la economía de Nicaragua

Los inmigrantes nicaragüenses no solo contribuyen a la economía del país al que llegan, sino que también contribuyen a su país de origen. Para finales de 2022 habrán llegado a Nicaragua más de $3 mil millones en remesas, la mayoría de las cuales (70%) provendrán de Estados Unidos.

Nicaragua recibió un nuevo récord de $2.587 millones en remesas entre enero y octubre de este año, 47,6% más que en igual período de 2021, informó el Banco Central de Nicaragua.

Casas de remesas cerca del Parque La Merced, San José, Costa Rica. Foto: Katherine Estrada / Confidencial.

En “Nicas Migrantes” describimos como en el 2022 en Nicaragua más de 850,000 hogares dependerán de las remesas familiares, que es la mitad de las unidades familiares.

En cuanto a las proyecciones y tendencias migratorias de Nicaragua para 2023, Orozco cree que el número será menor el próximo año «en gran medida porque la cantidad de personas que han salido del país y están en la fuerza laboral activa deja menos personas en el país que pueden tener los medios y oportunidades para salir».

A esta altura, más del 20% de la población se ha ido del país, de los cuales el 10% lo ha hecho en los últimos cuatro años, señala. – Eso deja a los ancianos y menores, que constituyen el 30% de la población. El resto son los que no se van a ir del país, que se pueden quedar y arriesgarse, dijo Orozco. Sin embargo, estima que se irán otros 150.000 nicaragüenses.

Lea más sobre Nicaragua aquí en Havana Times

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar