Mundo

Corrupción en Costa Rica: ¿El caso Cochinilla podría ser una señal de progreso?

Aunque Costa Rica es considerado uno de los países más capaces de América Latina para combatir la corrupción, sus políticas se han visto sacudidas repetidamente por importantes escándalos en las últimas décadas. Pero la naturaleza de la investigación en curso sobre el caso Cochinilla, que involucra iniciativas de obras públicas, puede de hecho ser un signo de una era anticorrupción cada vez más efectiva, escribe. Evelyn Villarreal Fernández (Programa de Nación) y Bruce M. Wilson (Universidad de Florida Central).

El año 2021 Índice de capacidad anticorrupción (CCC) coloca a Costa en el tercer lugar en América Latina en la lucha contra la corrupción detrás de Uruguay y Chile, pero significativamente por delante de sus vecinos centroamericanos. En las últimas décadas, Costa Rica ha mantenido una posición igualmente alta en Rusia. sobre la base de otros indicadores anticorrupción.

«Entre 2018 y 2020, el presupuesto de infraestructura de Costa Rica generó un déficit de $ 127 millones» (Pearl-Diver / Shutterstock.com)

Sin embargo, muchos ciudadanos costarricenses tienen visiones muy diferentes sobre la corrupción en su propio país:

La corrupción siempre ha figurado en las encuestas de opinión pública entre los cinco principales problemas nacionales entre los ciudadanos costarricenses.

Economista lo propuso en 2016 la paradójica coexistencia de fuertes agencias anticorrupción y la mala percepción pública de sus actividades; puede estar relacionado con que las personas «se den cuenta de la corrupción cuando alguien hace algo por ella», lo que significa que creen erróneamente que «las cosas empeoran cuando en realidad mejoran».

Pero otro gran escándalo de corrupción develado recientemente, conocido como el caso Cochinilla, parece proporcionar aún más evidencia de que las percepciones de los ciudadanos sobre la corrupción en Costa Rica son realmente correctas. El último episodio continúa un período de escándalos de corrupción complejos y a gran escala que comenzó en 2004, cuando dos ex presidentes fueron procesados ​​por corrupción. Esto fue seguido ocho años más tarde por otro gran escándalo conocido como La Trocha (2011), luego documentos de Panamá (2016), y más recientemente Cemento (2017), que se convirtió en un tema electoral importante en las últimas elecciones en Costa Rica en 2018.

Una gran calle que se eleva hacia el horizonte en el centro de San José.
«La corrupción se clasifica constantemente entre los cinco problemas principales en la vida de los costarricenses» (Centro de San José, Luis Alvarado Alvarado / Shutterstock.com)

El caso Cochinilla en Costa Rica

El caso de la Cochinilla lleva el nombre de una palabra española que significa insecto parásito de insectos, que a su vez es más conocido una fuente tradicional de tinte rojo vivo. El escándalo se hizo público en el último año de la administración del presidente Carlos Alvarado, cuando Departamento de Investigaciones Legales y la fiscalía atacó 50 oficinas privadas en varias empresas privadas y agencias gubernamentales, incluidas algunas en el Palacio Presidencial.

READ  El Banco Central de Costa Rica está integrando el cambio climático en los procesos de toma de decisiones

En el corazón de esto Casa de sauna el escándalo es la corrupción entre una red de funcionarios y algunas de las empresas de infraestructura privadas más grandes del país. Estas empresas proporcionaron incentivos a los funcionarios, como dinero, automóviles y servicios sexuales, a cambio del trato preferencial del Consejo Nacional de Carreteras (CONAVI) en forma de licitaciones por lucrativos contratos de construcción y mantenimiento de carreteras. Entre 2018 y 2020, esto condujo a una Déficit presupuestario de infraestructura $ 127 millones y certificado rutinariamente por inspectores de CONAVI asfalto defectuoso de acuerdo con los requisitos de los proyectos de construcción de carreteras estatales.

¿Cuál es la diferencia en el escándalo de Cochinilla?

Sin embargo, el caso de Cochinilla también destaca diferencias interesantes con respecto a escándalos anteriores, y estas diferencias pueden incluso ser buenas para futuros esfuerzos anticorrupción.

Primero, la infraestructura fue una de las pocas áreas de éxito de la administración actual. El gobierno había designado a un ministro respetado para supervisar la expansión significativa de los proyectos de infraestructura financiados con fondos públicos y así reactivar la economía destruida por COVID. A pesar de su importancia vital para la economía, el sector de infraestructura ha sido criticado durante mucho tiempo por su opacidad, sobreprecio y falta de competencia. A 2019 encuesta de opinión pública reveló que el 50% de los funcionarios de oficinas de infraestructura pública informaron haber encontrado corrupción en su área. En efecto, expertos anticorrupción alrededor del mundo a menudo señalar que los proyectos de infraestructura pública son altamente vulnerables a la corrupción. En este contexto, el estudio de Cocinilla en sí fue una sorpresa y no una idea de corrupción en las obras públicas en sí.

Otra diferencia con los escándalos anteriores es el alcance de las respuestas del estado. En 2020, se asignó personal adicional a tiempo completo a la Agencia Anticorrupción (FAPTA), mientras que el poder judicial (OIJ) también estableció una pequeña unidad anticorrupción compuesta por agentes de policía especializados. Estos nuevos recursos permitieron al OIJ y al Ministerio Público investigar una sospecha de corrupción de un año en obra pública que involucra a más de 1.700 empleados. Esta respuesta contrasta radicalmente con la práctica habitual de Costa Rica de establecer agencias anticorrupción en parte cuando ocurren escándalos, pero luego carecen de personal y fondos en sus esfuerzos por combatir formas cada vez más sofisticadas de corrupción.

READ  El asesor de Trump, Mauricio Claver-Carone, es elegido presidente del BID
La abogada costarricense Emilia Navas asistirá a una reunión legislativa en 2017
Ministro de Justicia de Costa Rica, Emilia Navas dimite tras retirarse reiteradamente del procedimiento por posibles conflictos de interés (cultivo enderezadoEmilia Navas Aparicio, Ministra de Justicia de la República de Costa Rica, llega a la Asamblea Legislativa para realizar un allanamientoLuis Manuel Madrigal Mena, CC BY-SA 4.0)

En tercer lugar, el caso actual aporta un nivel de complejidad nunca antes visto. Por primera vez se ha involucrado a un asistente presidencial de alto nivel, y esto, junto con otros altos funcionarios, incluido el Jefe del General Republicano. Al mismo tiempo, en el sector privado, las oficinas de las dos mayores constructoras del país, propiedad de las familias más ricas de Centroamérica, también se han visto vinculadas al escándalo. El caso Cochinilla podría proporcionar una primera prueba para una nueva ley que responsabiliza penalmente a las empresas privadas por corrupción internacional, lo que demostraría que las agencias anticorrupción están genuinamente dispuestas a continuar con la corrupción independientemente del poder del acusado.

Finalmente, el Ministro de Transporte Público e Infraestructura ha prometido reformas estructurales para reducir el riesgo de corrupción en los procesos de contratación pública, que, si se implementan adecuadamente, ayudarán a prevenir y combatir la corrupción en esta área particularmente vulnerable.

Impacto del caso Cochinilla

Otras consecuencias reflejan las consecuencias de escándalos anteriores: la Asamblea Legislativa ha anunciado el establecimiento de una comisión de investigación, pero parece probable que los diputados intenten politizar el asunto en las elecciones primarias en curso y las próximas elecciones generales en febrero de 2022. La falta de interés en el Congreso se refleja en el fracaso de una serie de leyes anticorrupción.

Es irónico que el partido PAC del actual presidente Carlos Alvarado Quesada se haya creado como un partido anticorrupción, pero después de casi ocho años en el gobierno, todavía no existe una agencia ejecutiva independiente encargada de combatir la corrupción. Incluso el último Plan Nacional de Desarrollo no menciona la corrupción ni establece ninguna estrategia anticorrupción.

READ  Ajenjo. - El Gobierno reitera que no descarta la posibilidad de que el soldado lidere la transición a pesar de los requisitos de la CEDEAO.

Como el proceso legal puede llevar décadas, es probable que los efectos más inmediatos se sientan en las próximas elecciones generales, pero no está claro qué forma tomará. El escándalo de corrupción de 2004 fue un factor importante en el colapso del sistema bipartidista establecido desde hace mucho tiempo en el país, pero el escándalo del Cementazo de 2017 tuvo poco efecto en las preferencias de los votantes y, al final, el mismo partido ganó el presidente. El impacto electoral del escándalo también se ve reducido por el hecho de que la reelección directa está prohibida por la Constitución, por lo que nadie que esté eligiendo un cargo político puede en ningún caso aparecer en las papeletas de votación del próximo año.

El desafío de Costa Rica es superar el escándalo mediático y concentrarse en monitorear el proceso legal. Los datos muestran la baja tasa de enjuiciamientos exitosos en casos de corrupción y la lentitud de los enjuiciamientos alimentan la percepción de impunidad. El proceso actual ya ha enfrentado problemas: la ministra de Justicia Emilia Navas primero tuvo que retirarse de ciertos casos porque su esposo había defendido a las empresas privadas involucradas, y luego ella renunció a su cargo.

La identidad y el desempeño de su sucesor son cruciales para el destino de un juicio penal, pero eso por sí solo no es suficiente. La reactivación de los proyectos de ley anticorrupción fue abolida por la legislatura, y la implementación de las reformas de CONAVI prometidas desde hace mucho tiempo es crucial para eliminar casos como el de Cochinilla en el futuro.

Notas:
• Las opiniones expresadas aquí se aplican a los autores y no al Centro o la LSE.
• Por favor lea nuestro Política de comentarios antes de comentar

Ernesto Cabanas

Pionero de las redes sociales. Defensor de Internet. Gurú de los zombis. Aficionado al café. Especialista en la web. Practicante de alimentos. Ninja musical de por vida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar