Deporte

El futuro presidente de Costa Rica mira a un acuerdo más «ambicioso» con el FMI

Diego Oré y Álvaro Murillo

SAN JOSÉ (Reuters) – El futuro presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, prometió el lunes modificar el paquete de ayuda financiera de 1.780 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), diciendo que el acuerdo actual «no era lo suficientemente ambicioso».

Chaves, un execonomista del Banco Mundial que conmocionó décadas de unanimidad política en el país centroamericano al ganar las elecciones presidenciales del domingo, dijo que el acuerdo del año pasado con el FMI era «necesario» para Costa Rica.

“No vamos a aflojar nuestro compromiso con las finanzas públicas responsables y saludables”, dijo Chaves a los periodistas en una conferencia de prensa en el centro de San José. «Le estamos agregando cosas, las vamos a hacer más sostenibles».

El hombre de 60 años no dio detalles de lo que iba a cambiar en el acuerdo del FMI para ayudar a Costa Rica a estabilizar su economía después de años de deuda creciente.

Tomará posesión de su cargo el 8 de mayo.

Chaves, quien trabajó para el Banco Mundial durante 27 años antes de renunciar en 2019 por cargos de abuso sexual, trató de enfatizar sus derechos financieros en su carrera electoral. Ha negado repetidamente las acusaciones de abuso.

Chaves, que está haciendo campaña contra el gobierno, prometió en un referéndum evitar un parlamento fragmentado y ayudar a los pobres manteniendo bajos los precios de las materias primas en Costa Rica, considerada durante mucho tiempo como una de las democracias más estables de América Latina.

El país acordó con el FMI en enero de 2021.

A cambio, el gobierno prometió adoptar una serie de cambios fiscales y medidas de austeridad para estabilizar la economía. Pero hasta ahora el Parlamento no ha hecho progresos al respecto.

READ  El regreso de Holanda vuelve a Ucrania en la Euro 2020 Sport

VOTA POR EL CAMBIO

En su discurso de victoria, Chaves le tendió la mano a la oposición cuando derrotó al expresidente José María Figueres por un 53-47% en la segunda vuelta.

“Esta noche se reservará para los colores festivos que pueden dividirnos fácilmente”, dijo Chaves a decenas de simpatizantes en la capital, San José, el domingo por la noche. “Humildemente pido que unamos nuestras banderas nacionales bajo azul, blanco y rojo”.

Chaves asumirá el cargo cuando su Partido Progresista Socialdemócrata (PPSD) posea solo 10 de los 57 escaños del parlamento nacional, mientras que el partido de Figueres, que ganó la primera vuelta en febrero, tiene 19.

La participación fue del 57 por ciento, la más baja en décadas, lo que refleja la indiferencia de muchos votantes en Costa Rica, donde los tiempos económicos han alimentado a la clase política.

Las políticas de Chaves, su estilo de lucha y su enfoque de confrontación con los medios han generado comparaciones con otros líderes antiestadounidenses, incluido el expresidente estadounidense Donald Trump y el líder brasileño Jair Bolsonaro.

Al final, la creencia de que Chaves podría proporcionar un nuevo comienzo para los residentes costarricenses resultó crucial para ver el desafío de Figueres. Se desempeñó como presidente de 1994 a 1998 y es descendiente de una de las familias políticas más influyentes del país.

Sin embargo, en su discurso de victoria, Chaves verificó al padre de Figueres, el triple presidente José Figueres Ferrer, mientras intentaba derrotar a los opositores para ayudarlo a gobernar.

Muchos residentes costarricenses, cuyo desempleo ha aumentado constantemente durante las últimas dos décadas, la desigualdad ha aumentado y el país se ha endeudado más durante la pandemia de COVID-19, esperan hacerlo.

READ  Ganar otro partido seguido de la MLS, clasificación incierta

“Debemos trabajar todos juntos para sacar adelante al país”, dijo el empresario Pedro Hernández.

Chaves no es un recién llegado a la política. Se desempeñó como Ministro de Hacienda por un corto tiempo bajo la renuncia del presidente Carlos Alvarado, a quien la ley no le permite buscar la reelección inmediata.

NICARAGUA

Chaves también dijo que su gobierno planeaba nombrar un embajador en la vecina Nicaragua.

Alvarado ha criticado duramente al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y no reconoció su reelección en noviembre.

Tampoco envió nunca un embajador, a quien nombró cuando asumió el cargo en 2018, en 2018, cuando estallaron las protestas contra Ortega, detonaron un importante éxodo de nicaragüenses hacia Costa Rica.

“Necesitamos tener relaciones con todos nuestros vecinos”, dijo Chaves, quien dijo que no consideraría reconocer a Ortega si Nicaragua fuera separada de la Organización de Estados Americanos.

Un alto funcionario estadounidense dijo en febrero que Nicaragua era un «camino a la deportación» de una organización que emitió una serie de resoluciones condenando los abusos contra los derechos humanos después de las elecciones del año pasado en el país.

(Informado por Diego Ore y Alvaro Murillo; editado por Gerry Doyle, Alistair Bell y Richard Pullin)

Modesto Avelino

Propenso a ataques de apatía. Quien quiera ser pensador. Lector exasperantemente humilde. Evangelista musical

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar