Economía

El gobierno argentino lucha por evitar una fuerte devaluación del peso Economía

El Gobierno argentino y Banco Central adoptaron medidas de emergencia el jueves. El objetivo era frenar la caída de las reservas de dólares y evitar una nueva devaluación del peso. Sin embargo, inversionistas, empresarios y ciudadanos de a pie no parecen convencidos de la adecuación de las medidas y el deseo de cambiar pesos por dólares: el peso se devaluó el viernes 0,9%. A pesar de acuerdo sobre reestructuración de la deuda, Argentina sufre una múltiple crisis de confianza.

“Necesitamos acumular reservas”, dijo. Ministro de Economía Martín Guzmán. El ministro anunció una reducción temporal de 33-30% en las retenciones a la exportación de soja para permitir que las empresas aprovechen la oportunidad de vaciar sus silos (se estima que han acumulado al menos 17 millones de toneladas de grano) y pagar dólares al país. El banco central, por su parte, dijo que la tasa base subiría del 19 por ciento al 24 por ciento en las operaciones de 24 horas para incentivar el ahorro en pesos y que le daría mayor rango al precio de la moneda argentina. El resultado inmediato fue pobre: ​​al día siguiente, viernes, el peso se devaluó un 0,9%.

La diferencia entre el dólar oficial y el dólar en el mercado libre (o ilegal) ya es de alrededor del 90%. Es cada vez más un elemento disuasorio para los productores de soja, los grandes proveedores de dólares en un país que exporta poco más que materias primas. «Después de los arrestos, un productor de granos recibe 46 pesos por dólar, pero si lo vende a valor libre, recibe 145 pesos. Como ya vieron esta película, los productores saben que está terminando en devaluación; por eso prefieren sentarse sobre el grano y esperar», dice. Walter Stoeppelwerth, director de inversiones de Portfolio Personal.

READ  Economista Rodrigo Chaves ganó la presidencia de Costa Rica

Cuando se trata de promover el lavado de ahorros, se enfrenta a la desconfianza de los ancestros argentinos hacia su propia moneda y, además, al carácter apremiante de los hechos: una tasa de interés anual del 24-34% no es muy atractiva, con una inflación estimada en superar el 40% a fin de año.

La caída de los activos del banco central se ha acelerado a lo largo de los meses, a pesar de las reservas cambiarias confirmadas por el anterior presidente, Mauricio Macri, y «super cap» Alberto Fernández. Todo argentino tiene derecho a comprar 200 dólares al mes, ni uno más, al tipo de cambio oficial. Ahora las cuotas no tienen derecho a políticos, altos funcionarios o quienes recaudan ayudas. Pero la lujuria por el dólar no se rinde. Ahorre o gane un poco de dinero los llamados. «Crushing»: comprar dólares al precio oficial y venderlos al precio real.

En marzo, 445.000 argentinos adquirieron 200 dólares, reduciendo las reservas del banco central en poco más de 800 millones de dólares. Para septiembre, ya había 4,4 millones de argentinos que se fueron a sus 200 dólares. En los primeros nueve meses del año, los fondos públicos cayeron alrededor de $ 8 mil millones. Y a pesar de que Argentina tendrá un superávit comercial de casi 10 mil millones en 2020 debido a la disminución de las importaciones.

Las reservas brutas en dólares se estiman en alrededor de $ 40 mil millones, pero si se descuenta el oro, cambio En el yuan chino y en otros lugares, los activos netos están peligrosamente cerca de cero. Mientras tanto, Argentina está llena de pesos. El déficit presupuestario se financia con la impresión de moneda (se produjeron alrededor de tres billones de pesos en 2020 y se subcontrató una imprenta en Brasil para mantenerlo actualizado), y los ahorradores quieren deshacerse de la moneda que se deprecia diariamente. Esto lleva a la búsqueda de dólares, de los que siempre sufre el banco central (los tenedores privados como ellos), ya un ligero aumento del consumo: la gente quiere comprar antes de que su moneda tenga aún menos poder adquisitivo.

READ  Costa Rica lanza nuevo diálogo para encontrar solución a grave crisis financiera -

“Todo parece conducir a una devaluación”, dijo el director de una empresa financiera que quiso permanecer en el anonimato. Según este directivo, las medidas adoptadas recientemente son «tardías e insuficientes». Puede suceder un milagro y los dólares caerán del cielo, pero tampoco funcionó en ese momento: cuando Macri asumió la presidencia a fines de 2015, la inversión extranjera cayó; En sus dos últimos mandatos, $ 37.000 millones huyeron del país. Otra opción sería aplicar un plan de ajuste muy estricto, poco probable en un país donde el 40% de la población vive en la pobreza y necesita apoyo, y en las elecciones parlamentarias de 2021.

La tercera opción ante el gobierno de Alberto Fernández es un resumen de la producción y aceptación de una fuerte devaluación de una moneda que, con la excepción de los años en que la paridad fue con el dólar durante la presidencia. Carlos Menem (resultado catastrófico), no ha detenido la devaluación durante décadas. Desde 1983, el peso ha perdido 10 ceros. En otras palabras, la hipotética disminución de mil millones en ese momento ahora vale uno. El gobierno está decidido a hacer todo lo posible para evitar una fuerte devaluación por temor a que conduzca a la derrota de las elecciones de 2012 y quizás a una crisis social insostenible.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar