Mundo

El instructor de la UAB, residente de Hoover, asistió a los Juegos Mundiales

Matthew McKenzie había querido asistir a la ceremonia de clausura de los Juegos Mundiales. El residente de Hoover pensó que sería genial ver a diferentes naciones representadas en el Estadio Protector el domingo por la noche.

Pero McKenzie, un director de estudios de posgrado de la Universidad de Alabama en Birmingham, de 38 años, siente una sensación aún más fuerte de la pompa y la circunstancia que pone fin a este evento deportivo de 10 días.

Porque ha competido en ese escenario.

McKenzie participó en una exhibición de jiu-jitsu de para división el 15 de julio en el Bill Battle Coliseum en el campus de Birmingham-Southern College.

McKenzie fue .500 en sus dos juegos. Ganó el primero por sumisión contra un retador de Costa Rica y perdió el segundo por sumisión de un candado a la pierna del peleador brasileño.

Esta actuación fue bastante impresionante para los estudiantes del deporte, ya que es un cinturón azul que se enfrentó a un cinturón negro.

«Me siento honrado de saber que fui parte de la historia de los Juegos Mundiales, la historia estatal y local, la historia del jiu-jitsu y el para-jiu-jitsu», dijo. «Cuando terminemos (los Juegos Mundiales), puedo tomar todo como si fuera parte de todo».

El nativo de Hueytown recibió una llamada de la Federación Internacional de Ju-Jitsu diciendo que estaba compitiendo, y aprovechó la oportunidad.

«Ya que está aquí en casa, ¿cómo puedes dejarlo pasar?» preguntó. “Tienes la oportunidad de competir en (tu) deporte, mostrar nuestro deporte en esta nueva etapa en mi ciudad, especialmente cerca de donde fui a la escuela y donde trabajo ahora.

READ  El cambio climático y los pueblos indígenas, los afrodescendientes y los migrantes debatidos en el seminario mundial

«Estoy asombrado», continuó McKenzie. “Ser fanático de los deportes y amante de la competencia, poder competir en un deporte que amo con los mejores del mundo, en mi ciudad, sigue siendo increíble. Me encanta Birmingham y espero enorgullecer a Birmingham.

El maestro de la escuela de posgrado sufrió un derrame cerebral en el campo de béisbol en su juventud, lo que limitó el uso de su brazo izquierdo. Eso no le impidió participar en atletismo, ya que luchó en Hueytown High School y «juega al tenis con lo que yo llamo un ‘brazo fuerte’, mi mano derecha».

McKenzie se interesó en correr y competir en maratones antes de comenzar a practicar jiu-jitsu en la Academia Lion Heart Jiu-Jitsu en Hoover. Se enamoró del deporte.

«Con el jiu-jitsu, pude tomar mis habilidades y aplicarlas», dijo. «Jiu-jitsu es un arte marcial en el que si eres más pequeño o tienes una desventaja per se, siempre hay una manera y siempre hay algo que puedes hacer para defenderte o ganar un punto de ventaja y atacar».

En seis meses, participó en un torneo local y ganó una medalla. Compitió en un torneo posterior y finalmente descubrió la paradivisión del arte marcial, que está diseñada para personas con limitaciones neuromusculares.

“Corrí en Nueva York, Los Ángeles, Dallas y en los campeonatos mundiales de paracaidistas”, dijo McKenzie. «Tengo oro y plata en ellos».

El residente de Hoover enseña cursos de asesoramiento a nivel de posgrado en la Escuela de Educación. Ha podido aplicar algo de lo que enseñó en sus competencias.

«Ser decidido, como una mente centrada en el acero, con la capacidad de relajarse en un ambiente que no es muy relajante», dijo. «Eso surge en el asesoramiento. También la aceptación: aceptar la posición en la que estoy durante la pelea. Aceptar que si me mantengo relajado y concentrado, puedo cambiarlo. La capacidad de cambiar las cosas está en la aceptación. Eso es una gran parte de eso». .»

READ  Un enfoque "probiótico" de la agricultura es mejor para los seres humanos y el planeta (comentario)

McKenzie estuvo acompañado por su esposa Mehgan, su hijo de 12 años Braxton y otros amigos para apoyarlo mientras subía al escenario en los Juegos Mundiales. Y aunque solo fue invitado a participar esta semana, ya está comprometido con otros atletas.

“Pasé mucho tiempo en WhatsApp, hablando con competidores de diferentes países (como Costa Rica) e incluso hablando con atletas de nuestro país”, dijo. “Están aquí y puedo mostrarles nuestra ciudad y ser como un guía, un embajador. Ha sido genial. He conocido gente del equipo israelí. Conocí a algunos jugadores brasileños en Los Juegos. Es realmente genial ver a la gente venir a la ciudad y compartirlo con ellos y darles sugerencias sobre dónde ir».

–– Presentado por nuestra revista hermana: Tinta de la ciudad de hierro

Ernesto Cabanas

Pionero de las redes sociales. Defensor de Internet. Gurú de los zombis. Aficionado al café. Especialista en la web. Practicante de alimentos. Ninja musical de por vida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar