Ciencias

El verdadero costo de las barreras lingüísticas en ciencias para hablantes no nativos de inglés

Tarjetas con símbolos fonéticos ingleses en rojo y negro sobre la mesa.

Algunas personas usan tarjetas con símbolos fonéticos para aprender inglés.Crédito: Canción de Peng/Getty

Los investigadores cuyo primer idioma no es el inglés pueden pasar aproximadamente el doble de tiempo leyendo un artículo de una revista científica en inglés que los hablantes nativos. Para un estudiante de doctorado haciendo su tesis, esto puede significar hasta 19 días laborales adicionales al año solo para leer los escritos.

Estas estadísticas se publican hoy PLoS Biología1, puede no ser impactante, dicen los investigadores, pero es importante medir el impacto de las barreras del idioma en las carreras de los investigadores que no dominan el inglés. «Es el primer paso para que la comunidad científica se esfuerce más en resolver este problema», dice Tatsuya Amano, investigador de biodiversidad de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, y coautor del estudio.

Amano y sus colegas entrevistaron a 908 científicos ambientales de ocho países, cada uno de los cuales había escrito al menos un artículo revisado por pares en inglés. Algunos de los participantes procedían de países donde una proporción moderada de personas habla inglés (Bolivia, España y Ucrania), mientras que otros procedían de países donde el dominio del idioma inglés es escaso (Bangladesh, Japón y Nepal). Sus respuestas se compararon con las de personas de países donde el inglés es el idioma oficial (Nigeria y Gran Bretaña).

El equipo descubrió que entre los investigadores que habían publicado solo un artículo en inglés, los de países con dominio del inglés dedicaron un promedio de 29,8 % más tiempo a escribirlo que los hablantes nativos; de países con dominio moderado del inglés dedicaron un promedio de 50,6 % más de tiempo. De manera similar, los investigadores encontraron que los de países de habla inglesa pasan un promedio de 90.8% más de tiempo leyendo artículos científicos que los hablantes nativos. También aprendieron que los hablantes no nativos pasan más tiempo preparándose para dar presentaciones orales en conferencias internacionales y que muchos evitan este tipo de participación debido a las barreras del idioma.

Amano, que es japonés, dice que siempre ha tenido problemas para comunicarse en inglés. Después de trabajar durante muchos años en el Reino Unido y Australia, sus habilidades en inglés están mejorando y la gente puede pensar que sus artículos son similares a los escritos por hablantes nativos de inglés. «Pero entre bastidores tengo que pasar mucho tiempo para llegar a este nivel», dice. Quería medir este esfuerzo extra en este estudio.

Mayor rechazo

Amano y sus colegas también estudiaron el proceso de revisión por pares. Los hablantes nativos de inglés informaron que sus trabajos fueron rechazados específicamente por problemas de escritura 2,5 veces más que los hablantes nativos. Eso le suena familiar a Lina Pérez-Angel, paleoclimatóloga colombiana de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island. «He tenido revisores que dicen claramente que mis habilidades en inglés cuestionan la calidad de la investigación, o en su mayoría me dan retroalimentación sobre mi inglés de una manera dura que me hizo pensar que estaba basado en mi apellido latino/que suena latino», dice ella.

Los desafíos no se limitan a trabajos y presentaciones, dice Paula Iturralde-Pólit, ecologista ecuatoriana de la Universidad de Costa Rica en San José. «Es en cada etapa de convertirse en un académico», dice. Según su experiencia, solicitar subvenciones para financiar proyectos de investigación, por ejemplo, lleva mucho más tiempo para alguien que no sabe inglés. “También le toma más tiempo al asesor revisarlo porque tienes más errores”.

En las conferencias, incluso aquellos que superan la barrera de presentar su trabajo en inglés enfrentan dificultades. Germana Barata, investigadora especializada en comunicación científica de la Universidad Estatal de Campinas en Brasil, dice que aunque habla inglés con fluidez, a veces se siente incómoda. «Tenemos la misma cantidad de tiempo para presentar, pero lo que podemos decir en 10 minutos es diferente que un hablante nativo», señala.

El estudio probablemente subestimó el impacto de las barreras del idioma porque no tiene en cuenta a las personas que abandonan los estudios debido a los desafíos descritos, señala Amano. Según Barata, muchos de los restantes sienten que el idioma es un obstáculo para compartir su trabajo y avanzar en sus carreras. “Tenemos un viaje mucho más largo y más lento para proyectarnos y hacer que nuestro trabajo sea visto en el extranjero”, dice.

En opinión de Amano, solucionar el problema no debería ser responsabilidad solo de quienes sufren la barrera del idioma. Las revistas podrían ofrecer acceso a herramientas de IA para ayudar a los investigadores con cosas como la escritura, o podrían conectar a los escritores con sus artículos en inglés competentes para facilitar la revisión. Las conferencias podrían considerar permitir que los investigadores presenten en su idioma nativo usando un traductor y podrían publicar resúmenes en varios idiomas. «Los hablantes nativos de inglés constituyen casi el 95% de la población mundial», dice Amano. «Si no apoyamos al 95 por ciento de ellos, ciertamente no podremos resolver muchos desafíos globales».

Antonio Calzadilla

Social media expert. Award Winning TV Lover. Future teen idol. Music Evangelist. coffee guru

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar