Economía

Espero historias del corredor seco de Centroamérica

ANNANDALE, Nueva Jersey – Desde los rascacielos de la ciudad de Panamá hasta las exuberantes selvas de Belice, América Central es una región muy diversa. Sin embargo, un fenómeno común al istmo es un corredor seco.

¿Qué es un pasillo seco?

corredor seco es una region de america central que afectan la sequía severa y las fuertes lluvias. En los últimos años, estas condiciones climáticas extremas solo se han intensificado.

Si bien el Corredor Seco se extiende por Centroamérica, es particularmente agudo en Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica. Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), más de 10 millones de personas viven en las zonas más severas del Corredor Seco.

La mayoría de las comunidades de la región seca viven de la agricultura de subsistencia. Muchas familias dependen del cultivo de cereales como el maíz y los frijoles. Sin embargo, este método de cultivo tradicional se ha vuelto difícil debido a la sequía prolongada y las lluvias repentinas. En consecuencia, estas duras condiciones ambientales han empeorado las condiciones de vida de las comunidades centroamericanas del otro lado del corredor seco. Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), esto ha provocado la inseguridad alimentaria de alrededor de 1,4 millones de personas que viven en la región devastada por la tormenta.

A pesar de estos enormes obstáculos, muchas familias han superado la pobreza relacionada con el clima. Tres historias en particular ofrecen optimismo y muestran cómo las comunidades pueden prosperar en situaciones difíciles.

Una cooperativa innovadora

En El Triunfo, Honduras, el Corredor Seco rápidamente hizo insostenible la agricultura a base de maíz. Lucía Álvarez, residente de El Triunfo, explicó la difícil situación Para The Guardian en 2022. “No llovió. Luego, cuando llovió un par de veces, cayó y destruyó todas las cosechas».

READ  Costa Rica trabaja para avanzar hacia una economía urbana verde con apoyo del GEF

En 2017, una visita del Programa Mundial de Alimentos (PMA) a El Triunfo trajo rápidamente cambios a la comunidad. Los representantes de la organización benéfica enseñaron a los miembros del pueblo nuevas técnicas agrícolas que ayudaron a la comunidad hondureña a adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes. En respuesta al trabajo del PMA en El Triunfo, un grupo de 38 personas, incluido Álvarez, se unieron para crear una cooperativa innovadora: Caja Rural 15 de Enero.

El objetivo de la organización era transferir las prácticas agrícolas de su comunidad del maíz a una forma de producción más versátil: los marañón. Según The Guardian, los anacardos son más sostenibles que los cultivos de cereales como el maíz. Mientras que el maíz consume el suelo con facilidad, los árboles de marañón agregan nutrientes al suelo y son más rentables para la comunidad. Los árboles producen madera, semillas y frutos; que la gente puede consumir o vender.

Aunque Caja Rural 15 de Enero todavía está en desarrollo, la transición a los anacardos ha sido una bendición para la comunidad. Los esfuerzos de mujeres como Álvarez también dan esperanza a quienes viven en el Corredor Seco.

la casa dorada

En el vecino El Salvador, el PMA también desarrolló iniciativas comunitarias para combatir la pobreza relacionada con el clima. En 2018, los miembros del PMA viajaron zona cacaopera, una de las regiones más secas de la nación centroamericana. Al igual que El Triunfo, el suelo de Cacaopera no soportaba cultivos tradicionales de cereales. En lugar de introducir una nueva forma de producción, el PMA enseñó técnicas de acuicultura a los residentes de la comunidad salvadoreña.

READ  sin la ayuda de Prime Day o nuevos iPhones

Las actividades del PMA en Cacaopera son su rama Iniciativa «H2Grow» que lleva la tecnología hidropónica a comunidades desfavorecidas de todo el mundo. Esta técnica de cultivo permite menos agua y un crecimiento más rápido que la agricultura tradicional. Lo que es más importante, la nueva tecnología no requiere el suelo árido endémico del Corredor Seco.

Los habitantes de Cacaopera utilizaron tecnología hidropónica para construir un invernadero. La llamaron «La Casa de Oro», informó el PMA. Desde la inauguración del invernadero, los salvadoreños de la región que alguna vez fue árida se han beneficiado de ingresos confiables y una nutrición constante.

tienda familiar

Moisés Rivera de El Dormitorio, Honduras cruzar la frontera a El Salvador para ganar dinero. Dijo: «Pasé mucho tiempo en El Salvador porque aquí no había trabajo». Sin embargo, Rivera recordó que a menudo se encontraba con ladrones en su camino de regreso a Honduras, quienes le robaban los ingresos que tanto le costó ganar trabajando en El Salvador.

Después de unos tres años de vagabundeo precario, Rivera decidió ganarse la vida en su natal El Dormitorio. Comenzó un negocio de cerámica que le presentó su madre, Elvia Martínez, informó Insight del Programa Mundial de Alimentos (PMA). La nueva profesión de Rivera le ofreció un ambiente más seguro y un negocio más rentable que su agotador trabajo en la zona rural de Salvador.

Poco después de que Rivera se uniera a la misión de la alfarería, varios de sus familiares se unieron al negocio de la alfarería, convirtiéndolo en un negocio familiar. Un negocio familiar de cerámica revitalizó y trajo esperanza a una pequeña comunidad. Al igual que la cooperativa de marañón y la casa de hidroponía dorada, la alfarería de El Dormitorio sigue siendo un modelo de negocio en crecimiento en la desolada zona del Corredor Seco.

READ  El secretario de Estado de Estados Unidos visitará Costa Rica la próxima semana -

Motivo de esperanza

Estas tres historias del Corredor Seco Centroamericano dan esperanza a las personas que viven en zonas empobrecidas de todo el mundo. Tres comunidades, El Triunfo, Cacaopera y El Dormitorio, lucharon con éxito contra la pobreza relacionada con el clima.

Estas historias también muestran que no existe un modelo de éxito universal para el pasillo seco. En la región centroamericana, extremadamente diversa, hay muchas maneras diferentes de reducir la pobreza, como lo demuestran los ejemplos de los anacardos, la acuicultura y la cerámica. Los gobiernos y las ONG deben tener en cuenta estas diferentes historias mientras se esfuerzan por asegurar un futuro más justo.

—Alexander Portner
Imagen: Flickr

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar