Mundo

Grad Student Farmer está pensando en conectar la agricultura con la naturaleza

Durante años, los pájaros han cantado alabanzas a las innovadoras prácticas agrícolas de Raquel Krach. Lo escucha todos los días.

“Cuando estamos en nuestro huerto, los pájaros están ocupados y hacen mucho ruido”, dice ella. “Pero cuando estás fuera de la propiedad, a 100 metros de distancia, el silencio es ensordecedor”.

Krach y su esposo Greg Massa son copropietarios Orgánicos en masa. Recientemente se graduó con una maestría en estudios interdisciplinarios a través de Chico State’s Centro de Agricultura Regenerativa y Sistemas Sostenibles. Después de completar su tesis de maestría sobre el impacto de la agricultura renovable en el huerto de almendros en su granja orgánica de 250 acres, tiene pruebas, más allá de los picoteos y los gorjeos de sus compañeros emplumados, de que sus esfuerzos están dando sus frutos.

La investigación de Krach arrojó datos interesantes sobre cómo y por qué la agricultura regenerativa es efectiva. El uso de cultivos de cobertura y compost mejoró la salud del suelo de la granja, aumentó la producción de almendras y produjo almendras más saludables para comer, llenas de calcio y otras vitaminas y minerales.

La evidencia de los esfuerzos de Krach se puede ver por encima y por debajo de la tierra que se extiende entre la autopista 45 y el río Sacramento al sur de la ciudad de Hamilton. El balido de las ovejas que pastan en el huerto sustituye al zumbido de la cortadora de césped. La parcela está llena de flora diversa. Y el suelo es oscuro, rico y lleno de bichos.

Para Krach, todo ilustra el valor de la agricultura regenerativa. Pero para otras audiencias, tal evidencia es, bueno, para los pájaros.

READ  Brisa Hennessy es Campeona Mundial y número uno del mundo - Q COSTA RICA
Las ovejas toman un descanso después de una buena comida de cultivos de cobertura (foto asistida).

Plantado en la naturaleza

Krach se crió en los suburbios de Los Ángeles, no exactamente un semillero para futuros granjeros. No se dio cuenta del todo en ese momento, pero el amor de su padre por las plantas y la vida silvestre se le había contagiado.

“Tenía plantas por todas partes y por todas partes dentro y fuera”, recuerda Krach. “Teníamos violetas, orquídeas tropicales y bromelias. Teníamos conejos y conejillos de indias en el patio trasero de nuestra pequeña casa suburbana.

Comenzó su primer año en UC Santa Barbara estudiando trabajo social, pero no duró mucho.

“Las clases de sociología eran muy aburridas y la biología marina para los que no tenían especialización era muy divertida. Podría jugar con erizos de mar y estrellas de mar todo el día”, dijo Krach. “Decidí que, dado que iba a estar allí durante cuatro años, iba a cambiar a algo que fuera divertido para mí”.

Krach se graduó con una licenciatura en biología con especialización en organismos y ecología. Le fascinaban los insectos y las plantas. Durante un trimestre en el extranjero en Costa Rica, Krach tuvo lo que él dice fue un “momento de bombilla” que da forma a su visión de la agricultura actual.

“Nos pidieron que tomáramos esta clase de agroecología para que pudiéramos entender el contexto en el que nos encontrábamos. Una cosa es salvar la selva tropical, pero otra cosa es el entorno donde vive la gente y tienen que ganarse la vida”, dijo Krach. “Tenía mucho sentido. ¿Cómo cultivas sin tener que talar más selva tropical? Teníamos que resolverlo”.

READ  Podcast: Dr. Marah Hardt sobre por qué Staghorn Coral la ayuda a mantenerlo real

Krach y Massa pasaron cinco años entre la UC Santa Cruz y una región agroforestal en Costa Rica probando las teorías. Y frustrarse.

“Hice el trabajo teórico cuando supe que podía hacerlo de verdad en la granja de la familia de mi esposo”, explicó.

Krach y Massa llegaron al norte de California y fundaron Massa Organics. Comenzaron a experimentar con cultivos de cobertura, agricultura sin labranza y pastoreo de ovejas. Al mismo tiempo, su superficie se estaba convirtiendo en un oasis de plantas y vida silvestre. Si eres observador, es fácil ubicar los límites de su espacio.

“Nos sentimos responsables ahora porque hemos hecho un corredor de plantas ribereñas para que la vida silvestre pueda viajar a lo largo de ese corredor río arriba a través de nuestra propiedad y regresar si es necesario”, dijo Krach. “Pero también está destinado a ser menos dañino y menos destructivo para todo lo demás, incluido el río”.

El suelo de la granja de Krach tiene una capa superior rica y oscura gracias al uso de compost y cultivos de cobertura (en la foto).

Donde la práctica se encuentra con la oportunidad

Mientras criaban a cinco hijos, Krach y Massa continuaron experimentando con la agroecología (el uso de conceptos ecológicos en técnicas agrícolas). Para esto, en su mayoría mantuvieron sus manos ocupadas y sus cabezas bajas.

Eso cambió cuando Krach se enteró del Centro de Agricultura Regenerativa y Sistemas Resilientes de Chico State casi al mismo tiempo que recibió una subvención para hacer cultivos de cobertura y tratamientos de compost en su huerto. Se inscribió en el programa de agricultura regenerativa de Chico State para hacer del proyecto su tesis de maestría durante los tres años de implementación de la subvención.

READ  Pérez no está en las eliminatorias al Mundial de El Salvador

“Ha sido un placer combinar mis décadas de experiencia como estudiante agricultor con la investigación en mi propia finca de almendras”, dijo Krach.

Krach a menudo se ha preguntado qué efectos podría tener el compostaje constante en sus cultivos, pero el costo le impidió probarlo en grandes franjas y durante largos períodos de tiempo. La subvención, combinada con su capacidad para estudiar los efectos sobre el suelo en Laboratorio de Suelos del Estado de Chicole ofreció la oportunidad de averiguarlo.

Esperaba que al recolectar muestras de suelo, vegetación y almendras durante un período de estudio de tres años, vería cambios. Los cambios llegaron lentamente, pero eventualmente llegaron.

“Lo que llamamos ‘prácticas regenerativas’ toma tiempo para producir resultados”, dijo Krach. “Los cambios llegan lentamente porque se basan en procesos biológicos. La subvención nos permitió hacer los ejercicios durante tres años. primeros dos años, pero en el tercer año vi el crecimiento. Si no hubiéramos tenido la subvención, no hubiéramos visto estos resultados. Y si no me hubiera inscrito en el programa de posgrado, no habríamos estado monitoreando el suelo y otros parámetros. Así fue esta increíble colaboración entre los agricultores y los investigadores, la universidad, el estado y los contribuyentes”.

Krach completó su programa de grado, pero espera que la relación entre su granja y Chico State continúe creciendo.

“Estoy emocionado de hacer más conexiones y hacer más investigaciones”, dijo Krach. “No sé exactamente cómo será eso, pero estoy entusiasmado con este programa y las oportunidades que brinda, y me encantaría ser parte de él en el futuro”.

Krach camina a través de las plantas que cubren el suelo a la altura del pecho y que crecen en su huerto (en la foto).

Ernesto Cabanas

Pionero de las redes sociales. Defensor de Internet. Gurú de los zombis. Aficionado al café. Especialista en la web. Practicante de alimentos. Ninja musical de por vida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba