Entretenimiento

Historia detrás de Elena Ruz, el sándwich cubano más básico

MIAMI – La compañera cubana Elena Ruz Valdés-Fauli tenía 20 años, solía ir a un espectáculo o una película y comer tarde en la noche en un restaurante en El Carmelo, La Habana. Su comida habitual era un pedido fuera del menú: sándwich de pavo sobre pan medianoche, queso crema y fresas enlatadas.

Tuvo que explicar el sándwich tantas veces que le pidió al gerente del restaurante que lo agregara al menú para que fuera más fácil ordenarlo. En algún momento a fines de la década de 1920 o principios de la de 1930 (nadie recuerda cuándo), regresó para encontrar su nombre en las luces de neón, y el sándwich estaba en la lista por 25 centavos.

«Fue una gran sorpresa para ella», dijo Margarita Ulacia, de 82 años, de San José, Costa Rica, sobre la reacción de su madre al letrero. «Pero ella estaba feliz y mi abuela estaba aterrorizada».

Una amiga de la señorita Valdés-Faul incluso había soñado con hacer famoso un bocadillo. Y así sucedió. Cuando los cubanos abandonaron la isla después de la Revolución Cubana, siguió un sándwich.

Casi cien años después de la invención del sándwich, establecimientos cubanos clásicos como Versalles, La carretera o Panadería Pinecrest Elena Ruz todavía tiene un lugar en su menú.

“Se convirtió en un ícono de Cuba”, dijo Antonio “Bobo” Llizo, dueño de la segunda generación. Café Los Bobos Doral, Fla. «Es uno de los sándwiches que mi papá tuvo que recrear y poner en el menú».

En el restaurante de Llizon, los chefs engrasan pan medianoche, el hermano más dulce y suave del pan cubano que recuerda al brioche, llenan un sándwich con pechuga de pavo en rodajas finas, queso crema Philadelphia y fresas enlatadas Smucker y luego lo calientan.

READ  El remake español de "Misfit" obtiene su fecha de lanzamiento de 2bOriginals

La Sra. Ulacia dijo que su madre, que murió en 2011, probablemente no pidió mantequilla encima del sándwich. Pero los chefs han descubierto que es útil dorar a Elena Ruz tostada.

A pesar de su larga reputación, el sándwich ya casi no se pide, dijo Llizo. Los jóvenes cubanos olvidan el bocadillo y su historia. Cuando su hija trajo pequeños bocadillos de Elena Ruz a su escuela primaria para la manifestación Valdés-Fauli, la mayoría de los padres cubanos nunca habían oído hablar de eso.

Pero Llizo y otros restauradores no se atreverían a quitarlo del menú.

«De no hacerlo, eliminaría su tarjeta cubana», dijo Daniel Figueredo, quien sirve una versión del sándwich en su restaurante. Sanguich Miami en Calle Ocho.

Su Elena Ruthless es una variación de la Elena Ruz original, que reemplaza la fresa enlatada con mermelada de guayaba casera y agrega tocino a la mezcla. Está en su menú secreto porque es un sándwich descuidado.

“Creo que las tradiciones deben protegerse”, dijo Figueredo. «Pero creo que tienes algunos parámetros con los que puedes desarrollar y divertirte».

Michael Beltrán, quien creció en la economía cubana y está corriendo Aries, Nombre y Cena de Chug, de acuerdo.

«La gente tiene que dejar de meterse en, ‘Bueno, así debe ser'», dijo. «La comida cubana está en el aire para ser interpretada. Interpreta en todos los sentidos».

Gonzalo Jesus

Erudito de Twitter. Adicto al café. Pionero de los viajes de toda la vida. Pensador. Fanático de la cerveza. Adicto al alcohol

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar