Nacionales Politica Titulares

Una semana de huelga: recuento de cinco días de paros y protestas

Una semana inglesa ha pasado desde que dio inicio la Huelga Nacional, el paro en prácticamente todos  servicios públicos y que ha dejado al Estado costarricense trabajando a media máquina en la víspera de la Independencia.

Desde el lunes de todo ha pasado y la casi totalidad de los habitantes se ha pronunciado al respecto, externando su absoluta reprobación o su total apoyo al paro de labores y las protestas, así como por supuesto, también opiniones de todo tipo acerca del tema con distintas tonalidades de grises, desde quienes están en contra de la reforma fiscal pero critican la huelga, hasta quienes apoyan tanto que se dé paso a la iniciativa, pero defienden el derecho a manifestarse en contra.

Pero, ¿qué ha significado el paro de funcionarios? ¿Cuánto le ha costado al país? ¿Cómo reacciona el costarricense de a pie? Esto  y más lo respondemos en Once Noticias en 11 puntos clave que tratan de resumir estos cinco días de protestas en que se ha visto casi todo.

¿Por qué se manifiestan?: Los sindicalistas están en contra del proyecto de ley de Fortalecimiento de la Finanzas Públicas (reforma fiscal), que busca darle más recursos al Estado para reducir el déficit en el que se encuentra – al finalizar este año, se espera que el Gobierno haya gastado un 8% más dinero del que le entró -.

Sin embargo, para los funcionarios, esta reforma golpea a las clases baja y media, al tiempo que deja a la clase alta casi intacta y no grava a los grandes capitales. Los detractores de la huelga opinan que los sindicalistas solo buscan proteger sus privilegios, como las convenciones colectivas.

¿Qué piden?: Para los sindicalistas, el tema del déficit fiscal y la reforma para enfrentarlo es un ‘tema país’ y debe ser abordado en una mesa con representación de todos los sectores: trabajadores, cooperativas, empresarios, etc.. El Ejecutivo se ha mantenido en reunión constante con todos los grupos, pero por separado.

¿Que servicios afectó la huelga?: Trabajadores de casi todas las instituciones estatales se sumaron a la manifestación, sin embargo también se mantuvieron muchos servidores públicos trabajando. Según indicó el Poder Ejecutivo, las mayores afectaciones se dieron en escuelas y colegios, así como en los servicios de laboratorio y farmacia en la Caja Costarricense de Seguro Social. También se ha registrado mayor tardanza en resolver los problemas de todos los días en las distintas instituciones. Como parte de sus estrategia, algunos trabajadores han intentado bloquear el servicio de las instituciones para las que trabajan, como en el caso de Recope, por lo que la Fuerza Pública ha intervenido en distintos planteles, como los de Moín y Ochomogo.

¿Cuánto le cuesta al país?: Según información difundida por la Unión de Cámaras, solo en el sector construcción, se estima que la huelga puede crear pérdidas por ¢2.600 millones por atrasos en procesos u obras no ejecutadas. En cuanto al turismo, cerca de 3.600 visitantes llegan al país a diario por los aeropuertos Juan Santamaría y Daniel Oduber Quirós. Ssolo en el cantón central de San José, la afectación diaria en hoteles y restaurantes, es entre ¢11 y ¢12 millones. Sin embargo, el sector agropecuario es el más afectado, pues en una semana de paros, pierde alrededor de $60 millones, debido al cierre de muelles, la paralización de los aeropuertos y bloqueos.

Pero el costo para la gente común parece ser mayor, en especial para los niños y jóvenes de escuelas y colegios; pues el MEP reporta que un 48% de los centros de estudio no abrió del todo, el resto trabajó a media máquina. Otro grave perjuicio lo han sufrido los asegurados, pues según datos de la CCSS, se perdieron en estos cinco días 38.921 citas y fueron suspendidas 201 cirugías.

A favor y en en contra: Como es bien sabido, más de medio centenar de cámaras empresariales se han manifestado en contra de la huelga, aduciendo la necesidad de la reforma y las multimillonarias pérdidas para el país debido al paro. A ellos se adhieren la mayoría de los políticos y agrupaciones partidistas, comenzando por el bloque de partidos que han gobernado las últimas décadas, el PAC, PUSC y PLN, priorizando la necesidad de equilibrar la balanza en las finanzas del Estado. De igual forma, partidos de izquierda como el de los trabajadores o el FA, manifiestan su disconformidad con el texto presentado en corriente legislativa, aduciendo que no se toca a sectores poderosos de la economía tica. A muchos sorprendió la posición de la presidenta de la Inamu, Patricia Mora, quien a pesar de formar parte de Gobierno de Unidad Nacional, criticó el actual proyecto de ley.

Las redes sociales hierven y para el ojo novato en estos temas, pareciera que la opinión de la ciudadanía está 50/50 con la huelga. Una vez más, no es tan fácil detectar el verdadero espíritu de la opinión pública, pues se puede apoyar una causa y criticar sus métodos y viceversa. Otro punto es el argumento ad hominem, que no dudamos que se dé mucho en esta historia, pues muchos han tomado una causa, tan solo para estar en contra de quien la adversa.

Errores en ambos bandos: En el tenso estira y encoge entre trabajadores y patrono y gobierno, que significa una huelga, ambas partes han hecho sus distintas demostraciones de poder y aguante, con mayor o menor éxito dependiendo del caso y el prisma del juez que examine el caso, sin embargo, también ambos.

Los huelguistas se fueron ganando la simpatía del pueblo poco a poco, lo que no es muy común, pero situaciones violencia, como el choque con antimotines frente a la Asamblea Legislativa, así como la interrupción de otros servicios, como el paso del tren, también les han paso pasado factura.

Por parte del Ejecutivo, su punto más bajo fue la persecución de estudiantes universitarios hasta la Escuela de Arquitectura de la UCR, en donde dicen, se agredió a varios jóvenes. También hay quien afirma que los activistas lanzaron piedras a los agentes policíacos. No obstante, le ha valido a Carlos Alvarado comparaciones con figuras dictatoriales, aún cuando se apresuró a pedir una investigación del caso.

Necesidad de la reforma: A pesar de todo esto, todos los grupos y sectores están de acuerdo que se necesita una reforma, ya sea una que le genere más ingresos al Estado o una que reduzca el gasto. Entre estas dos opciones hay una infinidad de grises y mil opiniones de que lo que se debe hacer. La única verdad es que si no se hace nada, el déficit fiscal se hará cada semestre más grande, el Gobierno deberá pedir más dinero prestado y la mayoría será para pagar deudas, lo que llevará a que los intereses de los créditos crezcan, la deuda se haga más grande y eventualmente haya mayor devaluación del colón, más inflación, menor crecimiento de la economía y una crisis financiera; como la que enfrentan Italia, Grecia, Puerto Rico y Argentina, por citar algunos ejemplos.

¿Cuánto durará?: Hasta ahora nada parece indicar que alguna de las partes esté ganado el pulso, pues tanto el Ejecutivo como los huelguistas se mantienen firmes en sus puntos iniciales: que se deponga la huelga para empezar a dialogar, por parte del Gobierno, al tiempo que los sindicalistas piden retirar de corriente legislativa el proyecto de ley, para negociarlo entre los distintos sectores. Al tiempo que esto pasa, el Juzgado de Trabajo recibió el martes 26 solicitudes de declarar la huelga ilegal. A partir de ahí resuelve en al menos tres días y en caso de declarar la huelga ilegal, los manifestantes tienen 24 horas para volver a sus funciones. Sin embargo ni eso garantiza que las aguas vuelvan a su nivel normal para el lunes. A criterio de un observador, en caso de que la próxima semana siga todo igual, esto no se resolverá a menos que ambas partes ceden un poco, pero para ello debe haber un mínimo de diálogo previo.

Daños colaterales: Aunque la intención de los huelguistas por supuesto que es hacer presión, se han dado distintos problemas aledaños, como los disturbios en Limón y Puntarenas, donde antisociales han aprovechado el caos para hacer de las suyas, creando más disturbios, asaltando a la población y distintos locales comerciales, así como atemorizando a la gente por medio de mensajes de Whatsapp. Esto ha obligado a un toque de queda tácito, como el que se da en Limón 2000, donde los buses dejan de dar su servicio a las 5 de la tarde y los comercios cierran desde dos horas antes. Otro caso menos peligroso, pero sí digno de mención, es el recorrido de la antorcha de la Independencia, cuyo tradicional paso por las vías nacionales se vio interrumpido en tres ocasiones por manifestantes, lo que obligó al MEP a trasladarla por vía aérea desde Esparza hasta Cartago, con el fin de cumplir con el protocolo acostumbrado.

¿Qué puede hacer la gente común?: Mientras permanezca la huelga, lo ideal es tener paciencia. Aunque parezca paradójico con respecto a la libertad de expresión, elevar de más la voz en redes sociales solo echaría más fuego en la hoguera. Recordemos que Costa Rica vive una polarización tras otra y ya está partida en dos en casi todos los temas. Sobre esto, lea todas las posiciones posibles y evite insultar a quienes piensen distinto a usted, este es un problema de todos y entre todos hay que solucionarlo. En la parte laboral, si su casa y su lugar de trabajo están separados por zonas en donde sabe que habrá manifestaciones, solicite trabajar desde su casa si le es posible. Lo más común es que haya bloqueos en San Pedro de Montes de Oca, en la Avenida Segunda y el Paseo Colón en el centro de San José y en algunas de las principales carreteras, como en la ruta 27, la 32 y la carretera General Cañas. Para estar seguro, manténgase informado por noticieros y utilice aplicaciones como Waze.

 

William Aguilar T.