Ciencias

La biología sintética hace que los ecologistas sueñen y tiemblen:

La película Jurassic Park (1993) hizo que la gente soñara con la oportunidad de revivir especies. Casi tres décadas después, la biología sintética está cerca, no para salvar dinosaurios muertos, sino para destruir animales dañinos.

La exitosa película de Steven Spielberg ambienta la acción en una isla imaginaria de Costa Rica (aunque se inspiró en la Isla del Coco).

Y solo en una isla donde los primeros experimentos científicos podrían tener lugar algún día, tal vez en la próxima década, según expertos y activistas del Congreso Mundial de la Naturaleza.

El 80% de las islas del mundo comparten el mismo problema: los ratones. Contaminan a cientos, comen huevos de aves y ponen en peligro el frágil ecosistema local.

Durante más de 25 años, Island Conservation se ha dedicado a erradicar especies invasoras, dice Royden Saah AFP, portavoz de la organización en el Congreso de Marsella.

Uno de sus éxitos más recientes fue en dos Islas Galápagos, Seymour Norte y la Isla Mosquera, utilizando drones y cebos. Pero es una tarea costosa e incierta, y el uso de raticidas puede causar daños adicionales.

“¿Deberíamos crear un ratón modificado genéticamente para que las generaciones futuras sean exclusivamente machos (o hembras)?” pregunta Island Conservation en su sitio web.

Saah coordina el equipo de investigación de GBIRd con instituciones en los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

“Todavía no tenemos un ratón”, dice el naturalista. Pero “si no investigamos, no podemos conocer el potencial de esta tecnología”.

Saah señala que los científicos solo realizan experimentos en países que están interesados ​​en la tecnología.

READ  Cuán preocupante es la nueva cepa de Covid-19 encontrada en el Reino Unido

A medida que la biología sintética se acerca cada vez más a la realidad, más de 1.400 miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) establecieron un grupo de trabajo sobre el tema hace cuatro años.

El resultado es una carta sobre el uso de la biología sintética (que incluye la ingeniería genética), que deberá votarse esta semana en Marsella.

El proyecto de Carta de los Derechos Fundamentales reafirma el derecho de cualquier país a prohibir tales prácticas invocando el principio de precaución.

Preguntas importantes

Los participantes en las deliberaciones del Congreso de Marsella coincidieron en que las cuestiones relacionadas con la biología sintética son importantes.

“También temo las posibles aplicaciones de la biología sintética”, dijo el líder del equipo Kent Redford, al presentar las conclusiones del grupo en Marsella.

“La modificación genética de especies silvestres es un riesgo y una preocupación ecológicos obvios”, advierte Ricarda Steinbrecher, asesora genética y científica de ProNatura.

ProNatura y Amigos de la Tierra son algunas de las ONG que han dado la voz de alarma en Marsella. En su opinión, la Carta de Principios no se ha debatido lo suficiente.

Entre otras razones, los científicos ni siquiera se ponen de acuerdo sobre los límites de la biología sintética.

¿El ratón modificado todavía pertenece a su especie original o forma una nueva?

Un ejemplo que los investigadores sugieren a favor del experimento es la recreación de material de cuerno de rinoceronte para que este animal pueda escapar de la extinción.

“No he encontrado nada que detenga más investigaciones”, dice Saah sobre la biología sintética.

READ  Verifique la prevalencia del virus en 2.500 municipios: 40 capitales de provincia siguen en peligro extremo Crisis del coronavirus

Mosquitos para la malaria en Hawái

El debate es intenso, pero en algunos lugares la situación es igualmente grave.

Samuel Gon, asesor científico de la Reserva Natural de Hawái, dice que no puede esperar.

La biología sintética “no es una opción. No llegará a tiempo para salvar a las aves de las islas”, explicó a AFP.

De las más de 50 especies de abejas endémicas conocidas en Hawái, solo quedan unas 15, cinco en extinción crítica.

Históricamente, Hawái no tenía mosquitos. Cuando se introdujeron a partir del siglo XIX, algunos portaban malaria, una enfermedad arruinado poblaciones de aves locales.

Las autoridades de conservación de Hawái se están preparando para utilizar una técnica conocida para esterilizar mosquitos plantándolos con una bacteria, Wolbachia.

Sueños gigantescos

Además de la urgencia ecológica, algunos científicos parecen tener irresistiblemente sueños más grandes.

Hace unos meses, un grupo de científicos afirmó haber alcanzado la secuencia completa del genoma de un mamut de un millón de años.

“Los desafíos técnicos para lograr una secuencia confiable del genoma de una especie extinta son enormes”, advierte el informe de expertos de la UICN.

Steinbrecher es aún más enfático. “Tenemos que aceptar que algunas especies están extintas, aunque sea decepcionante. El objetivo principal es preservar lo que ya tenemos. “

La imagen que se muestra muestra la Isla del Coco en Costa Rica. La foto se utiliza a modo de ilustración.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar