Las noticias más importantes

La Facultad de Estudios Generales da la bienvenida a una nueva promoción BU Hoy

Una descripción general de cómo cuatro estudiantes de primer año recién llegados pasaron su intermedio

Esta es la primera semana de instrucción para 718 estudiantes de primer año de la Facultad de Estudios Generales que se inscriben en la Universidad de Boston un semestre más tarde que la mayoría de los demás miembros de su clase. Durante el último semestre, han trabajado en trabajos y pasantías, como voluntarios, con pasión y pasatiempo, viajando y desarrollando habilidades. Cada año, los estudiantes de primer año de CGS dicen que sus experiencias de mitad de período son formativas, dice Stacy Godnick, vicedecana de vida estudiantil académica de DG.

“Algunos han imaginado un año sabático, por lo que deben considerar acortarlo a un semestre, mientras que otros se sienten intimidados por un lienzo en blanco”, dice Godnick. «Sus vidas están planeadas todos estos años de escuela secundaria. Muchos estudiantes trabajan, algunos estudiantes van a clase, algunos viajan. Hagan lo que hagan, dicen unánimemente que al principio les dio miedo, pero fue una gran oportunidad para que se tomaran un descanso. evaluar la situación, y les encantó”.

Los estudiantes planifican sus experiencias de pasantía bajo la guía del equipo de asesoría académica de CGS, trabajando juntos para identificar objetivos y pensar en la mejor manera de usar su tiempo. También participarán en talleres donde los estudiantes actuales de CGS hablarán sobre cómo han pasado sus semestres y ayudarán a los estudiantes entrantes a reflexionar sobre las oportunidades disponibles.

A continuación se muestra una descripción general de cómo cuatro estudiantes de primer año de CGS pasaron sus semestres de otoño.


Fiona Brymer (CGS’23), Everett, Massachusetts.

Foto: Fiona Brymer (CGS’23)

Fiona Brymer tenía una rutina semanal con su madre: comían helado de menta y miraban Bailando con las estrellas. Les encantó tanto el verdadero espectáculo que un año su madre se inscribió en una clase de baile de fiesta como regalo de cumpleaños para ella. Incapaz de dejar sola a su hija de siete años en casa en ese momento, llevó a Brymer a ver.

Brymer recuerda que el profesor se le acercó y le preguntó si le gustaría jugar con las pegatinas. Él asintió con la cabeza, y el maestro los colocó en el patrón en el piso y le dijo que pisara las pegatinas en un patrón determinado. «Me dijo: ‘Solo estás bailando Cha-chaa’, y mi mente explotó», dice Brymer. “Ballroom hizo clic en mí de inmediato y me encantó desde el principio. Después de que mi madre tomó una lección, le pedí que me registrara».

Brymer comenzó a competir a la edad de nueve años, y ahora sueña con algún día convertirse en profesional. Ella va por buen camino: en octubre, obtuvo el primer lugar en la categoría latina en el Campeonato Nacional de Danza de EE. UU. en Fort Lauderdale, Florida, junto con su pareja Brian Freitas.

Las finales originalmente estaban programadas para jugarse en 2020, pero se pospusieron hasta octubre de 2021 debido a la situación de COVID. Brymer y Freitas compitieron contra otras cinco parejas para asegurar su segundo campeonato nacional. “Estaba muy, muy feliz”, dice. «No sabía cómo nos iría porque no hubo carreras durante el año, así que no tuvimos ningún otro evento con el que comparar».

READ  Los hermanos inmobiliarios están renovando una casa con grandes expectativas

Brymer dice que planea registrarse en BU Club de deportes de baile y especialización en antropología con un prefacio. (Ella espera que algún día se convierta en abogado de derechos civiles). Pero dice que espera quedarse en la pista de baile.

“Hacen competencias de adultos mayores con personas de 60 o 70 años, y digo: ‘Esa soy yo, quiero que mis nietos me vean bailar’”, dice. “No puedo ver mi vida sin el salón de baile, ha sido una gran fuente de felicidad para mí. Simplemente no sé si podría vivir sin eso”.

Nathan Duong (CGS’23), Seattle, Washington.

Foto: Nathan Duong (CGS’23)

Nathan Duong pasó su pasantía como voluntario en una organización recién formada. Gastaste en afganos, una organización que ayuda a movilizar a los vietnamitas estadounidenses en el estado de Washington para ayudar a los refugiados afganos que llegan.

«El derrocamiento de Kabul [in August 2021] tocó a muchos miembros de la diáspora vietnamita porque tenían fuertes similitudes con el derrocamiento de Saigón”, dice Duong. “Comenzó con un simple ‘¿Qué podemos hacer para ayudar?’ y ha evolucionado hasta organizar una comunidad de refugiados vietnamitas para ayudar a los que vienen de Afganistán a Estados Unidos.

Duongin familia del padre son refugiados de Saigón que llegaron a los Estados Unidos durante la evacuación de 1975. «Les hablé [grandpa in Vietnamese] y le dije cómo estaba lidiando con este grupo, y juntos miramos una foto en las noticias de los afganos en un avión del ejército de EE. UU. que fue evacuado «, dice Duong». Señaló la esquina izquierda de la foto y dijo , «Aquí está nuestra familia sentada». Mi padre ha hablado de caos, aviones, luces brillantes y disparos. Así que veo similitudes en mi familia y lo que pasó con la comunidad afgana».

Viets for Afghans comenzó con el objetivo de encontrar 75 familias vietnamitas para alojar temporalmente o recibir familias de refugiados afganos. La organización logró sus objetivos rápidamente. Una de sus iniciativas más importantes se llama Sponsor Circle, donde las personas que trabajan en grupos prometen recaudar $ 2,275 por refugiado para financiar el alquiler, la comida y el transporte. Aunque hay nueve agencias sin fines de lucro que reubican a refugiados bajo acuerdos con el gobierno de los EE. UU., están luchando por mantenerse al día. Y tiempos de seattle informes que el estado de Washington se encuentra entre los cinco principales sitios de reasentamiento en Afganistán porque ya alberga a una importante comunidad afgano-estadounidense.

Durante el período intermedio, Duong ayudó a Viets for Afgans en el trabajo administrativo, ayudó en las solicitudes de patrocinio y creó materiales para recaudar fondos. Su familia también apoya a la familia de refugiados. Duong dice que su encuentro con su tía y un amigo cercano de la familia en el aeropuerto fue emotivo.

READ  Increíbles tours de hoteles ecológicos detrás de escena Pasajero CN

Después de CGS, espera ingresar a la Facultad de Artes y Ciencias con una especialización en Relaciones Internacionales y una especialización secundaria en Estudios del Holocausto y Genocidio y Estudios de Derechos Humanos.

“Mi trabajo es realmente importante para mí porque la comunidad vietnamita-estadounidense aquí ha pasado por tantas experiencias terribles que traen similitudes muy fuertes con la forma en que los refugiados afganos atraviesan”, dice Duong. “Cuando ayudo con las asignaciones de apadrinamiento, miro a los niños pequeños que tienen la misma edad que tenía mi padre cuando llegué a mí. Me imagino a mi padre en esa situación. Toda mi vida me he preguntado qué habría hecho si hubiera podido ayudar durante la caída de Saigón. Y ahora estoy juntos. Ahora es el momento de involucrarse y ayudar».

Jaelyn Carr (CGS’23), Nueva Orleans, Luisiana.

Foto: Jaelyn Carr (CGS’23)

Jaelyn Carr tenía cuatro años cuando el huracán Katrina azotó su ciudad natal de Nueva Orleans en Los Ángeles. Él y su familia se vieron obligados a evacuar a Texas, y cuando regresa a casa recuerda haber visto muchos animales callejeros que necesitaban ayuda con urgencia. “Estaban desnutridos y fue traumático”, dice Carr. Su propia familia ha tenido numerosas mascotas a lo largo de los años, incluido un caniche de juguete, un chiweenie y un cachorro callejero que dieron a la calle en la fiesta de Mardi Gras.

Cuando Carr se enteró de que había sido admitido en el CGS y que tenía un semestre para completar, Carr supo que quería viajar y encontrar una manera de trabajar con los animales al mismo tiempo porque anteriormente se había ofrecido como voluntario en el Centro de Rehabilitación de Gatos. “Examiné varias posibilidades diferentes y supe que quería trabajar con perros o tortugas porque todo lo demás se sentiría como un trabajo real y necesitaría un descanso de la severidad”, dice.

Se unió a una organización de intercambio de estudiantes que lo ayudó a encontrar una familia anfitriona en Costa Rica y un trabajo de tiempo completo en un refugio de animales llamado Casa Azul, un pequeño zoológico familiar. Cuando Carr se dio cuenta de que la organización no tenía muchos fondos, lanzó el programa GoFundMe, que recaudó más de $2,000 para conseguir sillas de ruedas, jaulas y juguetes para los animales, y para pagar las visitas al veterinario.

“Realmente hay muchos perros callejeros en Costa Rica, pero descubrí que la vida de los perros callejeros era increíble porque la comunidad no les daba comida y socializaban”, dice Carr. «Nuestra perrera tomó perros que tenían dueños violentos y estaban en pésimas condiciones».

“Todos los que trabajaban allí parecían amar a los animales”, agrega Carr, quien era solo un hábil español antes de llegar a Costa Rica el otoño pasado. Dice que disfruta la oportunidad de sumergirse en el idioma.

READ  "¿Que es esto?" Se burlan del nuevo anuncio de Gaby Spanic (VIDEO)

“Fue increíble, tuve la mejor experiencia de mi vida”, dice Carr.

Devin Hirsch (CGS’23), Nueva York, Nueva York

Foto: Devin Hirsch (CGS’23)

Devin Hirsch dice que siempre ha sido un apasionado del medio ambiente, pero un viaje de tres semanas a la República Dominicana en décimo grado le brindó la oportunidad de trabajar con un grupo de voluntarios para restaurar los arrecifes de coral. El viaje resultó ser una experiencia que cambió la vida.

“Antes incluso de entrar al agua, me mostraron una foto de un colorido arrecife hace 20 años”, dice Hirsch, de 19 años, quien creció en Nueva York y asistió a la escuela en el Bronx. «Luego nos sumergimos en el arrecife y estaba blanco. Nunca me di cuenta de lo drásticos que son los efectos del cambio climático, porque nunca había visto un cambio climático así de cerca. Fue un punto de inflexión para mí».

Después de esta experiencia, Hirsch se unió al Club de Cambio Climático de su escuela secundaria y decidió que su futura carrera universitaria abordaría el medio ambiente hasta cierto punto. (En menor escala, también dejó la carne roja fuera de su dieta debido a la gran huella de carbono de la producción de carne). Como padre, realizó un proyecto de estudio independiente en el que exploró temas como la energía solar y renovable, las emisiones de carbono y plantas a base de carnes y cómo las empresas pueden realmente beneficiarse de estas cosas, lo que beneficia tanto al medio ambiente como a las empresas.

Durante el semestre de otoño de este otoño, Hirsch practicó en dClima, una empresa que ha construido una red distribuida que recopila y comercializa datos climáticos. Ayudó a investigar y crear propuestas para las emisiones de carbono, y ayudó con materiales de marketing y publicaciones de blog.

Las compensaciones de carbono son una forma de reducir la cantidad de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera al permitir un intento de compensar las emisiones en otros lugares, explica Hirsch. “Es muy costoso para las empresas reestructurar su negocio, por lo que si se les permite compensar sus emisiones de una manera diferente, pueden cambiar con el tiempo y no verse obligadas a hacer algo de repente”, dice.

Encontró dClimate en LinkedIn y disfrutó tanto de la pasantía que planea continuar trabajando para ellos a tiempo parcial esta primavera.

“No puedes cambiar lo que sucedió antes de ingresar al mundo o al trabajo, pero puedes marcar la diferencia en el futuro”, dice. “Las cifras muestran que las cosas están empeorando. Lo más grande para mí es que quiero dejar este mundo por un lugar mejor que cuando vine”.

Consulta temas relacionados:

Eutropio Arenas

Twitter geek. Estudiante. Erudito cervecero. Apasionado comunicador. Experto en música. Incurable alcohol nerd

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar