Entretenimiento

Lección de turismo de surf (no eres dueño de la ola)

No importa lo que pienses o cuánto tiempo hayas surfeado allí, la ola no te pertenece. Foto: Viajes Descalzos


Inercia

Un fragmento de la conversación se escuchó en una playa de la Península de Osa en Costa Rica. Ver de cuatro a seis pies de oleaje del sur desprendiéndose a través de un rompimiento de punto conformable con fondo de arena me hizo pensar… demografía. Información demográfica como «dem-o-grafica: relacionada con la estructura de las poblaciones.«Perfectamente natural cuando acabas de ver un Pangas al motor con un guía de surf local que hábilmente colocó a 12 surfistas en la alineación interna.

«Escuela de surf», dijo un surfista visitante. Debe ser de Puerto Jiménez.

«Sí», dijo otro. «Solo un local haría algo como esto».

Un desarrollo particularmente reciente en lo que respecta a la demografía de los surfistas es la vista de principiantes entrando en formaciones exóticas, antes reservadas para surfistas «duros», que se están volviendo más comunes en todo el mundo. Bali, Baja, Fiji, América Central, Lemoore (bueno, Lemoore no cuenta); No sé ustedes, pero últimamente he escuchado muchas quejas de surfistas viajeros que se ven obligados a navegar entre neófitos blandos y temerarios que obstruyen parte de sus entrañas. «destinos de ensueño» favoritos.

El escenario puede ser actual, pero la ira ciertamente no lo es. No puedo contar la cantidad de veces que me he encontrado con surfistas de mi país de origen que disfrutan de las olas rompiendo en la tierra de otra persona y de alguna manera han desarrollado la actitud de que los lugareños que han recogido tablas y comenzado a explotar el recurso se están entrometiendo de alguna manera. Esto se duplica para los muchos surfistas mayores y de cara fresca (elija cualquiera de ellos de su lugar lejano favorito) que no solo son reacios a compartir

READ  Revisión de Nikonos V: la mejor cámara de película resistente al agua

los «descubrimientos» con sus compatriotas, están claramente supeditados a la presencia de los surfistas cuyas tierras y olas han «habitado». Y son buenos chicos. Considere el estricto protocolo de muchos capitanes de charter de Mentawai salados antes del resort que se adhirieron a la regla de larga data de no dejar tablas, rotas o no, en ninguna de las islas a las que llevaron a sus clientes. Dios no quiera que los niños locales comiencen a surfear y arruinen todo.

Por supuesto, hay lugares donde los surfistas indígenas finalmente tomaron el lugar que les correspondía en la parte superior de la cadena alimenticia: me vienen a la mente Puerto Escondido, Bali y Tahití. Pero todavía hay muchos surfistas en los que los surfistas extranjeros (es decir, nosotros) sienten que tienen algún tipo de superioridad moral, tanto que la vista de un guía de surf local que presenta a 12 nuevos surfistas a la alineación merecería un comentario. como si al hacer algo «así» pudiera estar haciendo algo mal. De alguna manera más equivocado que el típico remar hacia atrás, la entrada y los hombros fríos de los surfistas visitantes: «He estado surfeando aquí desde 2004».

No eres de aquí, ¿verdad? Foto: Juan José Zevallow

Desde 1966 Verano sin fin, tal vez la película de surf más culturalmente insensible jamás realizada (¿el gerente de ventas de Bruce Brown interpreta a un «nativo» africano con una elaborada cara pintada de negro? ¿En serio?), toda la idea del turismo de surf se idealiza con una perspectiva claramente etnocéntrica: el primer mundo estadounidense o «desarrollado». siendo las naciones la etnia en cuestión. Durante al menos más de medio siglo, los turistas de surf han estado «descubriendo» y nombrando lugares de surf lejanos, de la misma manera 15el Los viajeros europeos del siglo XIX descubrieron y nombraron al continente de América del Norte. Y como aquellos primeros conquistadores, muy pocos de nuestros aventureros descalzos pensaron poco en el efecto de su comportamiento en los pueblos nativos. Esta es la razón por la que los surfistas que viajan, por ejemplo, a México, que en décadas pasadas temían chocar con los temidos «federados», ahora tienen más probabilidades de ser intimidados, acosados ​​e incluso expulsados ​​de la ciudad por los surfistas locales. números, defienden sus derechos de agua de la misma manera que los visitantes que llegaron hace años confirmaron El Norte. La ironía se perdió dolorosamente en la mayoría de los que huían gringos.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con un guía de surf costarricense que lleva a los clientes de la escuela de surf primero a las olas primero montadas y pobladas por surfistas norteamericanos? Deje a un lado el típico egoísmo del surf por un momento y considere esta perspectiva completamente opuesta: durante décadas, los turistas de surf culturalmente arrogantes han centrado sus mejores esfuerzos en acaparar los recursos de surf de otro país soberano; respetando el llamado “busqueo” e impidiendo que otros disfruten de lo que se considera un derecho personal. Por otro lado, un guía local de surf Pangas está decidido a compartir sus olas con los extranjeros de su país; comparte el punto que buscan los surfistas de todos los niveles, mientras apoya a su familia en el proceso.

READ  Fitness Holdings LLC anuncia las últimas adquisiciones en Moorestown y Somerset, NJ

Entonces, ¿quién demonios somos nosotros para decirle que no debería?

Gonzalo Jesus

Erudito de Twitter. Adicto al café. Pionero de los viajes de toda la vida. Pensador. Fanático de la cerveza. Adicto al alcohol

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar