Tecnología

Lo que no sabemos este año

En un año normal, los resultados de una encuesta sobre victimización y percepciones de la seguridad pública nacional (Envipe). También estaríamos cerca del conocimiento del ejercicio de la Encuesta Nacional de Victimización Empresarial (ENVE), que se realiza cada dos años.

Pero este año, la pandemia se superó y la capacidad de Ineg para realizar trabajo de campo fue limitada. No habrá Envipe ni ENVE este año. Esto significa que no tenemos información clave. seguridad Pública. Solo la falta de Envipe, nos cuesta no saberlo:

– número de delitos cometidos en el país (denunciados o no) y su distribución por país (y en algunas zonas urbanas)

-Número de víctimas y número de víctimas por cada 100.000 habitantes tanto a nivel nacional como estatal

-Cifra negra (porcentaje de delitos no denunciados) y motivos de no denuncia

-Distribución por tipo de delito (robo, extorsión, fraude, etc.)

-Características de los delitos (con o sin presencia de la víctima, con o sin agresión física, con o sin armas, del delincuente individual o colectivo, etc.)

– El número real de secuestros, que en años anteriores ha sido entre 30 y 40 veces mayor que el número de secuestros denunciados.

-Costos penales de las familias mexicanas, tanto directos (pérdidas económicas a las víctimas del delito) como indirectos (defensas tomadas por las familias para protegerse del delito)

– Percepción de incertidumbre a nivel del conjunto, municipio y barrio o localidad.

-Cambio de comportamiento o hábitos familiares (dejan salir a sus hijos a jugar a la calle, van de noche o no, conducen taxi, etc.)

-Confianza pública en diversas autoridades, desde militares hasta policías de tránsito, pasando por jueces y fiscales.

READ  La Guardia Nacional cubre todo el país para garantizar la seguridad: López Obrador

-Percepción de la corrupción y la calidad de las actividades de diversas autoridades a nivel federal, estatal o municipal.

– Prueba de comportamiento antisocial (consumo de alcohol o drogas en la vía pública, vandalismo, etc.)

Como tampoco tenemos ENVE este año, también nos falta información:

-Número y tamaño de las entidades económicas víctimas de delitos y su distribución geográfica y sectorial.

Características de los delitos contra unidades económicas (con o sin empleados, con o sin armas)

-La extensión y características del chantaje contra empresas

-Los costes penales para las entidades económicas y el tipo de medidas que adoptan las empresas para protegerse de la actividad delictiva (cerraduras, alarmas, cámaras, seguros, etc.)

– El tamaño de la figura negra de delitos contra entidades económicas

– Detección de incertidumbre en empresas y empresas que parecen estar particularmente en riesgo (transporte de mercancías, banca, etc.)

-Comprensión de la existencia de corrupción en las empresas y la calidad del desempeño de las distintas autoridades.

Esta desafortunada (y no intencional) falta de información nos brinda algunos elementos para evaluar los eventos de los últimos dos años. Y eso lleva a una mejor apreciación del enorme valor del trabajo del Inegi en esta materia. Sin sus productos estadísticos, estamos casi ciegos para comprender la evolución de la seguridad en el país.

Es por eso que mi reconocimiento es para Ineg y espero poder trabajar cerca de lo normal el próximo año.

Patricio Arocha

Especialista web. Evangelista de viajes. Alborotador. Fanático de la música amigable con los hipster. Experto en comida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar