Ciencias

Los científicos compiten contra el tiempo frente a la destrucción del Amazonas:

En la selva remota y aún preservada de la Amazonía brasileña, una expedición de investigación científica lleva días catalogando la biodiversidad y buscando nuevas especies. El tiempo apremia.

«La velocidad de la destrucción. es mayor que la cantidad de información», dice Francisco Farroñay, del Instituto de Investigación de la Amazonía (Inpa) de Brasil, antes de hacer una incisión en la corteza de un enorme árbol y olfatear sus entrañas.

Los temores de este joven botánico peruano se basan en dos realidades contrapuestas: mientras la selva tropical más grande del planeta está siendo obligada a desaparecer debido a la deforestación y los incendios provocados por la agricultura, la minería y el contrabando ilegal de madera, su biodiversidad ilimitada sigue siendo un gran misterio para la ciencia.

«Es una carrera contra el tiempo», dice.

Para llegar a este lugar en la parte sur del estado de Amazonas, considerado el más preservado de los nueve estados de la Amazonía legal, se puede tomar una avioneta desde Manaus y sobrevolar cientos de kilómetros de manto verde y ríos serpenteantes hasta el Municipio de Manicoré. casi 50.000 km2, y recorrer en lancha durante cinco horas las aguas negras del río del mismo nombre, en medio de selvas frondosas e inundadas, las selvas de igapós.

A principios de junio llegó hasta aquí una expedición organizada por Greenpeace, con quince científicos como Farroñay, para inventariar la fauna y la flora y apoyar la demanda de larga data de las comunidades tradicionales que viven a orillas del río: ser sostenibles. Región de Desarrollo (RDS), una clase de unidades de protección que frenaría los crecientes delitos ambientales en su área.

READ  Los juramentos del cargo del Concejo Municipal de Shaker Heights son verdaderamente históricos en varios frentes

Durante varias semanas, expertos en mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces se adentraron en la selva para recolectar muestras de plantas y estudiar el comportamiento animal, para lo cual instalaron cámaras y micrófonos.

nunca lo conocemos

Irónicamente, el papel de periódico utilizado por el botánico del grupo para exprimir la flor dice este titular: «Aumenta la explotación de madera en el estado del Amazonas (estado)» sobre una imagen de dos camiones que salen de la selva cargados con enormes troncos.

“La mayoría de las especies de plantas en la Amazonía están repartidas en áreas pequeñas. Si no conocemos el 60 por ciento de las especies de árboles, cualquier área de deforestación destruye una parte de la biodiversidad que nunca conoceremos”, dice Alberto, investigador del INPA. Vicentini.

Según el estudio Mapbiomas publicado en septiembre del año pasado, entre 1985 y 2020 la Amazonía perdió aproximadamente 74,6 millones de hectáreas de vegetación nativa, lo que equivale a todo el territorio de Chile.

El fenómeno empeoró con el tiempo. el gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaroque los ambientalistas acusan de alentar la deforestación de esta selva tropical vital para frenar el cambio climático, con sus políticas y retórica a favor de la agroindustria, haciendo la vista gorda ante los infractores y recortando recursos para las agencias ambientales.

Desde que asumió el cargo en 2019, la deforestación anual promedio en la Amazonía brasileña aumentó en un 75 por ciento con respecto a la década anterior, según cifras oficiales.

“Además, vivimos un momento de negación de la ciencia, como vimos en el contexto de la pandemia brasileña, una oscuridad enorme. Las políticas de este gobierno atacan a las instituciones que promueven la investigación en Brasil, las universidades sufren muchos recortes”, Vicentini agrega.

READ  GhIE celebra el Día Mundial de la Ingeniería

caminar hacia atrás

En otro punto del río Manicoré, cuyas aguas reflejan las copas de los árboles inundados en esta época del año, la canoa llega lentamente al «igarapé», un brazo de agua cristalina que fluye dentro de un bosque cerrado.

Tres biólogos de peces saltan de él, buceando con pequeñas redes para estudiar si los peces de estas aguas difieren de los peces del río principal.

“Hay lugares donde nunca ha estado nadie, no tenemos idea de lo que hay ahí. Sin recursos de investigación, no tenemos la información que necesitamos para explicar por qué necesitamos conservar”, explica Lucía Rapp Py-Daniel, Ph.D. en Ecología y Biología Evolutiva.

La investigación lleva una década perdiendo recursos.

En mayo, las dos principales comunidades científicas de Brasil, la Academia Brasileña de Ciencias (ABC) y la Sociedad Brasileña para el Avance de la Ciencia (SBPC), advirtieron que este año se recortarían cerca de 3.000 millones de reales (unos 560 millones de dólares). tipo de cambio actual) en la investigación científica.

«Deberíamos acelerar el ritmo de la investigación para estar a tiempo antes de la destrucción, pero estamos caminando hacia atrás», se queja Py-Daniel.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar