Ciencias

Los investigadores están modelando los beneficios de restaurar los bosques ribereños

La nueva Universidad de Stanford lidera estudiar (link is external) en Costa Rica revela que la restauración de bosques ribereños relativamente angostos podría mejorar significativamente la calidad del agua regional y el almacenamiento de carbono. El análisis, disponible en línea y publicado en la edición de octubre de la revista Ecosystem Services, muestra que tales zonas de amortiguamiento tienden a ser más útiles en paisajes empinados, propensos a la erosión y muy fertilizados, un hallazgo que podría ser útil para esfuerzos similares en otros países.

«Los bosques alrededor de los ríos son sitios clave para la restauración porque brindan enormes beneficios pero pocas barreras para la tierra productiva», dijo el líder del estudio. kelley langhansEstudiante de doctorado en biología en la Universidad de Stanford proyecto de capital natural. «Una pequeña inversión puede tener un impacto realmente grande en la salud y los ecosistemas de las personas».

Liberar el potencial

Las áreas con vegetación junto a los ríos y arroyos absorben los contaminantes nocivos de la escorrentía y los mantienen fuera de las vías fluviales. Crear políticas efectivas para proteger estas zonas de amortiguamiento costeras y priorizar dónde implementarlas es un desafío en parte porque los efectos de restaurar tales áreas no han sido cuantificados. Los investigadores, en colaboración con funcionarios del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica, el Banco Central y el laboratorio PRIAS, analizaron una de esas políticas: la Ley Forestal 7575 de Costa Rica. Aprobada en 1996 y desde entonces aplicada de manera desigual, la ley exige la protección de las franjas ribereñas boscosas. 10 metros (alrededor de 33 pies) a 50 metros (alrededor de 164 pies) de ancho.

Mediante el uso Lugar, software gratuito de código abierto de Natural Capital Project, el equipo comparó un escenario en el que la ley se implementó por completo con el negocio como de costumbre. Modelaron los efectos de la forestación en franjas de 10 metros de ancho, subestimando así los efectos de las disposiciones de la ley. Aún así, sus modelos mostraron que dicho cambio aumentaría la retención de fósforo en casi un 86 %, la retención de nitrógeno en más del 81 % y la retención de sedimentos en aproximadamente un 4 %. La expansión de la cubierta forestal, un aumento de alrededor del 2 % en todo el país, también aumentaría la captura de carbono en un 1,4 %.

READ  Chuck Norris ingresa a los exámenes parciales de EE. UU. como partidario del candidato al Senado

Esta reforestación tendría el mayor impacto en áreas debajo de laderas empinadas con uso de suelo propenso a la erosión (como pastizales), altos niveles de fertilizantes (como palmas aceiteras ampliamente cultivadas) y baja acumulación de nutrientes (como áreas urbanas). . Dichos cambios podrían tener enormes implicaciones para las áreas de Costa Rica donde un gran número de personas dependen directamente de los ríos para obtener agua potable.

«Al medir los beneficios de la restauración de ecosistemas, es crucial considerar cómo afecta a las personas, especialmente a las poblaciones más vulnerables», dijo Langhans. «Es por eso que, en este estudio, mapeamos cuidadosamente cómo la mejora de la calidad del agua llegaría a quienes más dependen de los ríos».

Incluso las áreas con infraestructura de tratamiento de agua podrían beneficiarse, ya que dicha infraestructura es particularmente vulnerable a huracanes y terremotos en Costa Rica. En 2020, una tormenta tropical combinada con un huracán cortó el suministro de agua a 120.000 costarricenses durante varios días, lo que obligó a las personas a depender temporalmente de otras fuentes de agua, como arroyos. Los métodos típicos de tratamiento de agua tampoco eliminan los nitratos, que son particularmente sensibles a la lixiviación en las aguas subterráneas debido a su alta solubilidad. Esto es de particular preocupación en Costa Rica, donde los fertilizantes a base de nitrógeno se utilizan en una de las tasas más altas del mundo.

La mayor parte de la tierra que necesitaría ser reforestada para crear estas zonas de amortiguamiento es tierra de cultivo y pastos para ganado. Estudios anteriores han demostrado que los agricultores costarricenses valoran los árboles en sus tierras y, en general, están a favor de la reforestación, pero consideran que el costo inicial de ir al bosque y, en tierras más productivas, el costo de oportunidad de renunciar a la producción agrícola es demasiado alto. Los investigadores dicen que mejores incentivos financieros, como la expansión del programa de Pagos por Servicios Ecosistémicos de Costa Rica y los esfuerzos comunitarios, podrían ayudar.

READ  El mundo durante y después del coronavirus: una visión científica, psicoanalítica y sociopolítica del fenómeno pandémico

El estudio es un momento clave para Costa Rica, que está implementando un plan nacional para reducir las emisiones de dióxido de carbono, cuya meta es aumentar la cobertura forestal en un 60 por ciento.

«Nuestro estudio proporciona un modelo a través de escenarios realistas impulsados ​​por políticas para identificar áreas donde la restauración forestal podría tener el mayor impacto en la mejora de la salud humana y el cumplimiento de los objetivos nacionales de adaptación y emisiones», dijo el autor del estudio, Rafael Monge Vargas, director de Costa Rica. El Centro Nacional de Información Geoambiental del Ministerio de Ambiente y Energía.

Los autores de Stanford del estudio también están Rafael Schmittingeniero investigador del Proyecto Capital Natural; Rebecca Chaplin-Kramerinvestigadora principal del Natural Capital Project y cofundadora de SPRING; Rodolfo DirzoProfesor de Biología, Profesor Bing de Ciencias Ambientales en Stanford Facultad de Humanidades y Cienciasy miembro principal del Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente. Jesse Goldstein y Stacie Wolnyanalistas GIS en Stanford Natural Capital Project y Stanford Woods Institute for the Environment; taylor powell, estudiante graduado; y gretchen diario, fundador y director de la facultad del Proyecto de Capital Natural de Stanford, Profesor Bing de Ciencias Ambientales y miembro principal del Instituto Stanford Woods para el Medio Ambiente; y Christopher Anderson de Salo Sciences y Jeffrey Smith de la Universidad de Princeton, que eran estudiantes de doctorado en Stanford en el momento del estudio. Otros autores incluyen a Christian Vargas Bolaños y Cornelia Miller Granados del Centro Nacional de Alta Tecnología de Costa Rica, Fermín Vargas Cabezas del Instituto Eléctrico de Costa Rica; Theodora Horangic de la Universidad de Yale; Irene Alvarado Quesada del Banco Central de Costa Rica; y Álvaro Umaña Quesada del Centro de Investigación y Enseñanza de Agricultura Tropical de Costa Rica.

READ  Demasiado oscuro Cósmico innecesario

Esta investigación fue financiada por la Fundación Nacional de Ciencias, la Fundación Winslow, LuEsther T. Mertz Charitable Trust, la Fundación Gordon y Betty Moore y el Programa de Trabajo A.50 GEO de la NASA. El soporte técnico fue proporcionado por el programa GEO-Amazon Earth Observation Cloud Credits.

/Publicación pública. Este material de la organización/los autores originales puede estar actualizado y ha sido editado para mayor claridad, estilo y extensión. Los puntos de vista y opiniones expresados ​​son de los autores. Ver completo aquí.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar