Ciencias

Los microbios absorben enormes cantidades de carbono de las placas tectónicas de la Tierra.

Los científicos están tomando muestras de manantiales naturales cerca del volcán Irazú en Costa Rica.

Tom Owens

Autor: Raleigh McElvery

A unas pocas millas debajo de nuestros pies se encuentra un mundo oculto de microbios cuyas reacciones químicas están dando forma a la habitabilidad a largo plazo del planeta. Una nueva investigación sugiere que algunos de estos microbios absorben grandes cantidades de carbono cuando ingresan a la tierra, usándolo como combustible en sus propios ecosistemas soleados. El carbono que no se puede enterrar aún más profundamente en la tierra eventualmente escapará de regreso a la atmósfera, donde puede ayudar a calentar el planeta. Según los investigadores, los microbios representan un factor olvidado en los esfuerzos por equilibrar el ciclo profundo del carbono de la Tierra.

“Es un gran paso adelante”, dice Jennifer Glass, biogeoquímica del Instituto de Tecnología de Georgia, que no participó en el estudio. Agrega que este es uno de los primeros artículos que muestra cómo los microbios subterráneos pueden capturar cantidades significativas de carbono a nivel mundial.

El calentamiento por las emisiones humanas de dióxido de carbono (CO2) será un factor decisivo en las temperaturas de la superficie durante los siglos venideros. Pero también existe un ciclo de carbono más profundo que funciona durante cientos de millones de años. Las placas de la corteza se sumergen en el manto de la Tierra en las zonas de subducción, llevándose el carbono para su almacenamiento a largo plazo en el manto. Parte de este carbono, que se ha disuelto en los bloques de gas y magma ascendentes, se está volviendo a liberar a través de los volcanes. Pero gran parte del declive no va a retroceder y los científicos aún no comprenden completamente por qué.

Los científicos descubrieron parte del carbón faltante en 2017 cuando estudiaron gases y líquidos que brotaban de más de 20 fuentes termales en Costa Rica. Los manantiales estaban de 40 a 120 millas por encima de la zona de subducción donde la placa de Cocos se sumerge debajo de América Central. Los investigadores encontraron que parte del CO2 que baja con la placa descendente se convierte en roca y nunca alcanza un manto o atmósfera profunda. Pero también vieron pistas de más CO2 se aplicó desde la placa como lo explica la formación rocosa por sí sola.

Ahora, al hacer más análisis en muestras de aguas termales, el mismo equipo de investigación ha encontrado signos de reacciones químicas que solo podrían ser facilitadas por seres vivos. La proporción de isótopos de carbono en las muestras sugiere que los microbios atrapan CO2 de la plataforma de aterrizaje y convertirlo en carbono orgánico para “alimentar” y hacer crecer su propia comunidad. De hecho, los investigadores encontraron en sus muestras de aguas termales muchas bacterias que tenían los genes necesarios para esta reacción química. Si esta conversión realmente ocurre, y los cálculos del equipo son correctos, los microbios en esta pequeña área de Costa Rica podrían secuestrar suficiente carbono para una masa de 650 a 6.500 ballenas azules cada año.

“Las cosas pequeñas están aumentando”, dice Katherine Fullerton, microbióloga del Pellissippi State Community College que dirigió el estudio.

Estos microbios podrían ser al unir del 2 al 22% del carbono que antes se creía que alcanzaba el manto profundo, los investigadores informan hoy Geociencias naturales. Al mantener el carbono cerca de la superficie, donde es probable que eventualmente sea absorbido y devuelto a la atmósfera, los microbios pueden ayudar a calentar el planeta a largo plazo, aunque esto requiere más investigación para confirmarlo.

Es posible que el dos por ciento no tenga mucho impacto en la circulación profunda de carbono, dice Oliver Plümper, un experto en interacciones roca-líquido en la Universidad de Utrecht que no participó en el estudio. Pero el 22% sería “bastante emocionante”. Según él, este cálculo es una parte importante del rompecabezas del ciclo del carbono profundo y podría afectar las predicciones sobre qué tan estable se mantendrá el clima de la Tierra a largo plazo y cuánto es probable que viva el planeta.

Los investigadores también encontraron evidencia de otro grupo de microbios que viven de residuos orgánicos de bacterias que se unen al carbono. “Todo el mundo está sucediendo bajo Costa Rica”, dice Karen Lloyd, otra autora y microbióloga de la Universidad de Tennessee en Knoxville. Los investigadores sospechan que se están llevando a cabo actividades similares en otras áreas de subducción en todo el mundo.

Glass dice que la investigación ha comenzado bien. Pero el siguiente paso, demostrar que las bacterias expresan genes para producir proteínas que modifican y capturan carbono, requiere mucho trabajo, incluidos marcadores de isótopos para monitorear reacciones químicas y proyectos de perforación para obtener muestras directas del suelo. Y aunque está claro que estos microbios tienen un efecto sobre nosotros, parecen operar de forma relativamente independiente del mundo de la superficie, dice Lloyd. Si el sol fuera suprimido hoy, estos habitantes del inframundo probablemente no notarían la diferencia.

READ  Los instintos de la madre conducen a la vida social de las abejas.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar