Economía

Mayor dependencia de Nicaragua de las remesas familiares

Los sacrificios de «Carlos», «Donald», «Patricia», «Andrés» y «Raúl» para enviar remesas, la clase económica que más crece en Nicaragua

Por Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – La gente va, el dinero llega. Decenas de miles de nicaragüenses han dejado su país y fluyen como ríos hacia el norte, el sur y el Atlántico. Muchos huyen de la persecución política, mientras que otros migran en busca de mejores (o al menos algunas) oportunidades económicas. La mayoría tiende a enviar remesas a familiares en su país de origen.

En Nicaragua, la crisis sociopolítica y económica que se prolonga por más de cuatro años ha obligado a más de medio millón de nicaragüenses a partir hacia Estados Unidos, Costa Rica, España u otros destinos. La falta de empleo, los salarios insuficientes, el alto costo de vida, la desesperanza y la inseguridad los obligan a abandonar su país, incluso cuando el dictador Daniel Ortega, aislado de la comunidad democrática internacional, culpa a sus funcionarios y actores políticos de las sanciones estadounidenses. corrupción y violaciones de los derechos humanos.

Al cierre de 2022, las remesas en Nicaragua habrán aumentado un 38% con respecto a 2021, según tendencias observadas hasta agosto de este año.

En 2021, Nicaragua recibió $2,150 millones en remesas, y en 2022 se espera que las remesas sumen $2,970 millones. Esa cantidad excedería el presupuesto general del estado para 2021 de $2.92 mil millones.

En un país de 1,6 millones de familias, 850.000 o más de la mitad de las familias nicaragüenses recibirán remesas a finales de 2022, dice Manuel Orozco, investigador y experto en inmigración y remesas del grupo de expertos Diálogo Interamericano. Además, agrega Orozco, estos hogares dependen cada vez más de este ingreso, ya que las remesas representan en promedio el 70 por ciento del ingreso total del hogar.

Emisiones domésticas y educativas

“Carlos”, un nicaragüense que vive en un pequeño pueblo de Wisconsin, EE.UU. desde la década de 1990, dice que enviar remesas a Nicaragua “es un gran impulso para la familia y al mismo tiempo estamos inyectando dinero e invirtiendo en la economía del país. «.

Su madre y su hija de un año se quedaron en la ciudad de Granada y él comenzó a enviar dinero para sus gastos de manutención. Actualmente, Carlos envía alrededor de $800 al mes: $500 para pagar la matrícula de la universidad privada de su sobrino y el resto para los gastos de manutención de su hermana y quienes viven con él.

Al igual que Carlos, decenas de miles de nicaragüenses envían dinero a casa desde Estados Unidos, lo que representa más del 70 por ciento de todas las remesas a Nicaragua, según Orozco.

Esta estadística la confirman los últimos datos del Banco Central de Nicaragua: El principal origen de las remesas en el tercer trimestre de 2022 es Estados Unidos, 78,8% del total, seguido de Costa Rica (7,7%) y España (7,5%). ). %), Panamá (1,8%) y Canadá (1,0%).

El hecho de que la mayor parte del dinero provenga de Estados Unidos no solo se debe a que un mayor número de inmigrantes nicaragüenses que se han radicado en Estados Unidos envían dinero a sus seres queridos, sino también a que recientemente ha aumentado significativamente el número de inmigrantes. De los inmigrantes que se mudan a Estados Unidos, Orozco estima que ya hay más de 500.000 nicaragüenses en Estados Unidos, y que más de la mitad de ellos llegaron después de 2018, cuando estalló la crisis sociopolítica y económica de Nicaragua.

READ  Además de Estados Unidos, nicaragüenses huyen del sur hacia Costa Rica

«Han llegado [in the U.S.] durante la pandemia, pero al mismo tiempo la economía está en auge. La mano de obra extranjera, incluidos los nicaragüenses, ha aliviado el ritmo de la economía, dijo Orozco.

“Donald” es uno de los nicaragüenses recién llegados a Estados Unidos. Desde el año pasado vive en una ciudad de Florida, donde realiza trabajos manuales para ganar dinero y enviar unos $200 mensuales a Managua para ayudar a su madre, hermana, sobrina y sobrino. Usan el dinero para cubrir los gastos del hogar, aunque hay meses en los que Donald ha tenido que cubrir el 100% de esos gastos.

Donald dice: «No suelo enviar más de $200, aunque un mes solo envié $50. Hace unos días envié $170 porque mi hermana no tenía suficiente para pagar su motocicleta y el teléfono celular que acababa de comprar. Pero sé que antes de que termine el mes, tengo que enviar un poco más». La mayor parte de los fondos se destinan a cubrir los gastos básicos de la madre y el resto de la familia, pero el dinero también se utiliza para cubrir algunas deudas e «incluso para pagar la costosa factura de la luz».

¿Cuánto dinero envían los inmigrantes nicaragüenses a Nicaragua?

Los que llevan más tiempo en el exterior suelen enviar más dinero, como en el caso de Carlos, pero según Orozco la diferencia con los recién llegados no es significativa.

Los migrantes nicaragüenses a los Estados Unidos y Panamá envían cantidades mayores, y las cifras han aumentado con el tiempo. En 2019 enviaron un promedio de $230 mensuales, mientras que para junio de 2022 enviaron $340 mensuales.

Ante la situación económica de Nicaragua, muchos migrantes están respondiendo trabajando más para ganar más dinero o reduciendo sus gastos a sus propias necesidades para ahorrar dinero y enviar más a sus familias. En general, el aumento en el número de remesas de un año a otro puede ser del 7%, pero el número de remesas anuales ha aumentado. Si antes enviaban dinero mensualmente o 12 veces al año, ahora envían dinero 14 o 15 veces al año.

Las remesas como actividad económica

El papel de «salvavidas» de las remesas en Nicaragua sigue siendo el mismo. «La gente envía dinero sin importar si es una crisis o una recesión [in the countries to which they have emigrated]porque es una responsabilidad social de la familia que implica compromisos, adaptaciones y sacrificios”, señala Orozco.

La tendencia a la «subsistencia» se ha visto acentuada por el actual aumento sin precedentes de los flujos migratorios. Orozco estima que en solo dos años, entre 2021 y 2022, habrá más de 400.000 nuevos migrantes de Nicaragua, lo que en la práctica significa un aumento de al menos 250.000 transacciones o remesas año tras año. El 70 por ciento de estos nuevos migrantes comienzan a enviar dinero el mismo año que salen del país, por lo que para 2022 el incremento mínimo será de 150.000 transacciones.

READ  Hyundai Tucson 2022: características, fotos e información

Orozco explica que en algunos casos el migrante es el único familiar que tenía trabajo, pero los ingresos no alcanzaban. Esto deja al hogar sin miembros de la familia empleados. El inmigrante termina enviando más de lo que ganaba en Nicaragua, por lo que las circunstancias de la familia pueden mejorar.

El sombrío panorama económico de Nicaragua presiona a los inmigrantes que conocen los problemas que enfrentan los seres queridos que dejan atrás: la inflación, el alto costo de vida —la canasta de alimentos mensual más simple cuesta más de $500— y el desempleo.

“Andrés” dice que la calidad de vida de su madre no ha mejorado, a pesar de que recibe más dinero del exterior. “Habla mucho de los aumentos de precios de los alimentos básicos, así que aunque le envíe $100 ahora en lugar de los $50 que le enviaba antes, es lo mismo porque el costo es casi el doble”, dice.

150.000 nuevos hogares nicaragüenses dependen de las remesas

Las familias de «Carlos», «Donald», «Patricia» y «Andrés» forman parte de los 850.000 hogares que reciben remesas en Nicaragua. Cuando comenzó la crisis en 2018, 650.000 hogares recibieron dinero; ahora hay 200.000 más.

Antes de 2018, la dependencia de las remesas como función del ingreso total en los hogares nicaragüenses era en promedio menor que en el resto de Centroamérica. Hoy es más del 70 por ciento porque, según Orozco, “el que manda el dinero no está mandando más, pero también los que ganan en Nicaragua no están ganando lo suficiente”. También señala que cuando se tiene en cuenta todo esto, no hay ingresos disponibles para habilitar el ahorro. En principio, más del 90% del ingreso total de los hogares se destina al consumo básico.

El régimen Ortega-Murillo se beneficia del dinero que envían los migrantes que ha expulsado del país

Además de ser un «salvavidas» para las familias nicaragüenses, las remesas terminan financiando el Estado controlado por la administración Ortega-Murillo porque, según Orozco, «los hogares que reciben las remesas pagan el 63 por ciento del impuesto sobre las ventas de bienes de consumo».

“Es una perversión de un sistema dictatorial. El gobierno se aprovecha de las circunstancias para que las familias tengan que comprar cosas de acuerdo a las reglas del sistema”, dice Orozco, quien señala que el dinero que envían los migrantes se usa en Nicaragua y así contribuye a los impuestos que se utilizan en muchos casos para mantener y fortalecer los regímenes autoritarios, como “para los salarios de los policías de seguimiento y supervisión. asustar a sus familiares».

“Veo a la administración usando la inmigración y la emigración como fuente de ingresos, ya que ha aumentado el monto de las remesas. No recomiendo no ayudar [loved ones in Nicaragua]pero [the fact is] es su manera de respirar aire en su sistema”, se queja Carlos.

READ  Casa Blanca cierra sus puertas

La madre de Jinotega “Andrés” cree que sin las remesas que recibe no podría seguir viviendo en Nicaragua. Su barrio es conocido por una gran cantidad de inmigrantes que se han ido y se han ido en su mayoría a Costa Rica. Dice que sus vecinos que aún están en Nicaragua están en la misma situación que él y que las cosas no parecen mejorar. Al principio eran principalmente adultos los que migraban, pero ahora los jóvenes y los jóvenes están viajando más, y ya ha comenzado un mayor flujo hacia EE.UU. y España. “El gobierno no garantiza que la economía vaya a mejorar. Mientras esto siga así, la migración seguirá igual o empeorará”, dice “Andrés”.

“Patricia” es una nicaragüense que pronto viajará de Panamá a Nicaragua, pero dice que el plan es viajar a Estados Unidos con toda su familia. Su esposo trabaja en el Ministerio de Educación, pero el salario es bajo y ella siente mucha presión por parte del partido sandinista. La familia junta el dinero necesario para hacer un largo viaje y comenzar una nueva vida. Patricia no quiere irse, pero no ve otra opción. La familia se va definitivamente, pero las remesas siguen llegando, esta vez desde Estados Unidos, y la destinataria es su suegra, que se queda en Nicaragua.

“Raúl”, al igual que el esposo de Patricia, también trabajaba para el gobierno, en este caso un hospital público. Renunció porque sintió una creciente sensación de peligro después de darse cuenta de que a los operativos políticos en el hospital no les gustaba su cuestionamiento. habito delictivo donde se discutió la pandemia de Covid-19.

La historia de «Raúl» la cuenta su tío Juan, que está desempleado. Su vida se acerca al medio siglo, lo que le dificulta encontrar empleo, a pesar de su larga experiencia en labores contables y administrativas. Vive con su madre jubilada, cuyos gastos médicos y de alimentación pueden cubrirse con la ayuda de Raúl.

Juan tiene planes de irse del país, al igual que su sobrino Raúl. “Quiero ir a Estados Unidos donde tengo familia. También podría ir a Costa Rica, pero escuché que hay muchos nicas en ese país y no sé cuál será el salario allí. Sea cual sea el destino , Juan cree que es mejor que quedarse en Nicaragua, cuando se vaya se convertirá en un nicaragüense más para enviar remesas a sus seres queridos, sumándose a las cifras oficiales de las que se jacta la actual administración al asegurar que la economía nicaragüense está «respondiendo bien» a las crisis se niega a resolver.

Este artículo fue publicado originalmente en español en confidencial y traducido por nuestro personal.

Lea más sobre Nicaragua aquí en Havana Times

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar