Ciencias

Por qué mantener a las niñas en la escuela es una buena estrategia para combatir el cambio climático

Tawonga Zakeyu es el mayor de 13 hermanos. Creció en el distrito de Machinga en la región sur de Malawi, el duodécimo país más pobre del mundo.

Zakeyu trabaja para una organización llamada CAMFED (Campaña por la Educación Femenina) en una estrategia clave, a menudo pasada por alto, para combatir la crisis climática: la educación para mujeres y niñas.

Y su propia historia de vida ejemplifica los diferentes beneficios de esta estrategia. Gracias a CAMFED, se graduó de la escuela secundaria y la universidad, estudió en el extranjero en Costa Rica y estudió español, y a los 24 años vive sola, tiene un trabajo que le encanta, envía dinero extra a casa y no planea casarse pronto. .

/ Tawonga Zakeyu

/

Tawonga Zakeyu

Tawonga Zakeyu esparce fertilizante sobre lechuga como parte de su formación agrícola en la Universidad Earth.

«Se siente bien haber contribuido a la vida de alguien», dice. «Veo el impacto que tengo en la vida de una niña».

Organizaciones como Levantar y Institución Brookings confirmar que la educación universal y de alta calidad para todos los géneros juega un papel clave en la lucha contra la crisis climática.

La razón más directa es que cuando a las niñas se les permite permanecer en la escuela, tienden a esperar más tiempo para casarse. Esto es especialmente importante en países como Malawi, donde la edad promedio de una mujer en el primer parto fue de 19 años en 2016 y las mujeres tienen un promedio de cuatro hijos. Las niñas educadas como Zakeyu también adquieren más poder financiero, lo que les da más opciones para acceder a servicios de atención médica como el control de la natalidad.

READ  "Perspectiva del mareo": el astronauta publica un video de la Tierra desde la cápsula SpaceX (VIDEO)

Desafortunadamente, la pandemia de COVID fue un gran revés para la educación de las niñas en particular. Los bloqueos cerraron escuelas en todo el mundo. Los países de bajos ingresos sufrieron económicamente y, en promedio, tomó mucho más tiempo reabrir las escuelas. Y las niñas se vieron obligadas a asumir responsabilidades de cuidado y trabajo remunerado. Como resultado, UNICEF ha calculado que durante los próximos diez años, hasta 10 millones más de niñas corren el riesgo de convertirse en novias infantiles.

La conexión entre la fertilidad y el clima puede ser un tema complicado para hablar éticamente. Estas organizaciones tienen claro que, en primer lugar, los países ricos son mucho más responsables de las emisiones de dióxido de carbono, y en segundo lugar, que una política de reproducción forzada no tiene cabida en un programa climático que respete los derechos humanos. Todavía, Drawdown, sin fines de lucro en cálculos centrados en soluciones a la crisis climática, que la inversión en programas voluntarios de planificación familiar, palabra clave, combinada con educación universal de alta calidad, podría reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 68,90 gigatoneladas entre 2020 y 2050.

La educación también ayuda a las mujeres y sus familias a hacer frente a los desastres climáticos, que son cada vez más frecuentes y más graves. Ruth Naylor, del Education Development Trust, dice que un ejemplo llamativo en Bangladesh es que tradicionalmente a las niñas no se les enseñaba a nadar. Pero al expandir las oportunidades de natación, el país «realmente ha logrado cambiar el número de mujeres que mueren en las inundaciones». (En junioel país lanzó un gran proyecto nuevo para ofrecer clases de natación a niños de 6 a 10 años).

READ  Seminario web sobre modificación del genoma: 25 de mayo de 2021, 2:00 p.m. SAST

«No quiero poner a niñas y mujeres en una caja como víctimas o salvadoras», dice Naylor.

«Pero si pensamos en las vulnerabilidades y la agencia, creo que es realmente importante pensar en la educación de las niñas desde ese punto de vista porque… sabemos que los desastres relacionados con el clima a menudo tienen un número desproporcionado de niñas y mujeres que sufren y que mueren especialmente en las inundaciones, pero también en las sequías y las tormentas».

La resiliencia climática a través de la educación de las mujeres puede adoptar muchas otras formas, como que las mujeres aprendan a controlar los datos meteorológicos o que elijan técnicas de construcción más sostenibles para sus hogares. O, como hace Zakeyu, hacer que la agricultura sea más sostenible y productiva a pesar del clima cambiante.

Tawonga Zakeyu (en primer plano, a la izquierda) demuestra la plantación en pozos<strong> </strong>  – que impide el drenaje del agua – a mujeres jóvenes en una granja en Thekeran, Malawi.  Zakeyu ayuda a capacitar a mujeres agricultoras.» srcset=»https://npr.brightspotcdn.com/dims4/default/0a49a85/2147483647/strip/true/crop/1023×767+0+0/resize/1760×1320!/quality/90/? url =https%3A%2F%2Fmedia.npr.org%2Fassets%2Fimg%2F2022%2F08%2F23%2Fwhatsapp-image-2022-08-22-at-7.43.27-am-1–5734d9b44121dd2f68e24d5b56ade942ff566da1.jpeg 2x» ancho =»880″ altura =»660″ src=»https://npr.brightspotcdn.com/dims4/default/a9a2994/2147483647/strip/true/crop/1023×767+0+0/resize/880×660!/quality/ 90 /?url=https%3A%2F%2Fmedia.npr.org%2Fassets%2Fimg%2F2022%2F08%2F23%2Fwhatsapp-image-2022-08-22-at-7.43.27-am-1–5734d9b44121dd2f68e24d5b56ade942ff566da1jpeg. » cargando=»lazy» bad-src=»datos:imagen/svg+xml;base64,PHN2ZyB4bWxucz0iaHR0cDovL3d3dy53My5vcmcvMjAwMC9zdmciIHZlcnNpb249IjEuMSIgaGVpZ2h0PSI2NjBweCIgd2lkdGg9Ijg4MHB4Ij44L3=»N2Zz/></picture>
<div class=

/ Tawonga Zakeyu

/

Tawonga Zakeyu

Tawonga Zakeyu (en primer plano, a la izquierda) demuestra la plantación en pozos – que evita que el agua se drene – para mujeres jóvenes en una granja en Thekeran, Malawi. Zakeyu ayuda a capacitar a mujeres agricultoras.

Zakeyu capacita a otras niñas en el programa de Guías de Agricultura de CAMFED. Este programa apoya a las jóvenes agricultoras, que tienden a poseer pequeñas parcelas, a aumentar sus rendimientos y practicar una agricultura «climáticamente inteligente». Esto incluye técnicas como el riego por goteo, que utiliza el agua de manera más eficiente; enseñan un método económico para hacer agujeros en botellas de plástico reutilizadas. También se alienta a las mujeres a cambiar a cultivos tradicionales como la mandioca, que consume menos agua, y a practicar la agrosilvicultura mediante la plantación de árboles para dar sombra a sus cultivos, lo que aumenta el rendimiento y reduce la demanda de agua.

READ  Microbios extraordinarios que viven en un lago volcánico extremadamente duro muestran cómo podría haber sido la vida en Marte

Zakeyu dice que la gente con la que trabaja no necesita convencerse de que el cambio climático es real. Ellos pueden verlo.

«Recuerdo el año pasado cuando estaba hablando con mi mamá… y ella me dijo que aún no había comenzado a llover. Y luego, en noviembre, todavía no llovía, y llovió alrededor de diciembre. Yo estaba como, wow , porque antes, yo diría, hace 10 años, en octubre-noviembre ya se empezó a sembrar y en enero-febrero ya está el maíz”.

Y cuando llueve, a menudo se inunda. En febrero de este año, «Llovió, creo que durante cuatro días, y no tuvimos electricidad durante los cuatro días completos, y en algunos lugares no teníamos agua. Y ahorita, la gente en las partes más bajas de el país en Malawi, están sin hogar porque sus casas se derrumbaron. Sus animales, han sido arrastrados «. Él dice que es injusto que estén experimentando efectos tan severos del cambio climático porque las personas en Malawi solo son responsables de 0,11 toneladas de emisiones de dióxido de carbono por persona. En los Estados Unidos es de 15 toneladas por persona.

A pesar de sus frustraciones, Zakeyu está recibiendo una gran recompensa por su trabajo, que dice que es beneficioso en muchos niveles diferentes. “Queremos restaurar nuestro medio ambiente y luego queremos que estas mujeres tengan comida al mismo tiempo, que tengan suficiente para vender, que tengan dinero, que tengan oportunidades económicas y no solo para ellas, sino también para sus familias, su comunidad. Como ejemplo de su propia vida, las mujeres jóvenes a las que capacitó y con las jóvenes agricultoras a las que capacita, rechaza una cultura en la que las familias están más dispuestas a pagar la matrícula escolar de un hijo que de una hija. “A través de CAMFED, estamos tratando de enseñarle a la nación que cuando se educa a la niña, todo cambia”.

Derechos de autor 2022 NPR. Vea más en https://www.npr.org.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar