Las noticias más importantes

¿Qué es la familia? Libro reciente de Francisco D’Agostino destaca el concepto de familia

Por: Javier Otaduy Universidad de Navarra

Francisco D’Agostino es un referente indiscutible para una presentación actual, inteligente y culta de la filosofía del derecho y los grandes sujetos del derecho natural. Es profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad de RomaTor Vergata.

Una filosofía della famiglia

Dirige (entre otros) la Rivista internazionale di Filosofia del Diritto. Es presidente del Comité Italiano de Bioética y también preside la Unión Jurídica Católica Italiana. Los últimos años han sido de intensa producción editorial. En 1998 se publicó la segunda edición de su Filosofia del diritto. En 1999 apareció la cuarta edición de La sanzione nelf espeienza giuridica y la tercera edición de Bioetica. En 2000 publicó Diritto e Giustizia. Este libro (Una philosophia della famiglia [nueva edizione riveduta e wide-ta] Giuffre editore, Milán 2003, 275 págs.) Es la tercera edición italiana de un trabajo en curso. “Los materiales recogidos en este volumen han germinado a partir de un núcleo temático fundamental, que fue presentado en 1988, en forma de conferencia, en un seminario organizado por el Instituto de Ciencias de la Familia, de la Universidad de Navarra” (p. V, Premessa). De este núcleo surgió en 1991 una obra con versiones en español e italiano (Elementos para una filosofía de la familia y Linee di un philosophia della famiglia, nella pros-pettiva dellafilosofia del diritto).

En 1999, como dice el propio Francisco D’Agostino Casado, la obra aumentó los materiales y contrajo el título. Fue rebautizado como ahora se llama, Una filosofía della famiglia. En esta edición de 2003 el autor, que ha seguido trabajando asiduamente en la familia, ha ampliado y remodelado los materiales de este ensayo. Se han agregado nuevos textos y nuevas perspectivas, especialmente en el campo de la bioética. El libro ya se ha convertido en un tratado abierto. En esta larga trayectoria editorial, también es necesario incluir, en 2002, la segunda edición en español, que es una reedición de la versión de 1991.

READ  Gané, asumo Morena el lunes, la presidencia: Muñoz Ledo

Elementos para una filosofía de familia

Ahora hablemos de qué es la familia transversal. La antropología filosófica, la etnología y el derecho están constantemente presentes en la obra de D’Agostino. Pero también lo son la ética, la psicología, la metafísica, la teología y la historia de la cultura. Cuestionar todas las ciencias humanas, o dejarse cuestionar por ellas, expresa bien que la familia es una realidad que implica necesariamente al hombre, sea cual sea el ángulo desde el que se mire. Este punto es muy importante de resaltar porque nos permite apreciar la importancia de la familia en todos los aspectos de la vida del hombre.

Todo esto puede parecer un disparate metodológico. Sería tan eficaz si no se distinguieran las perspectivas, pero el autor es escrupuloso en los aspectos formales de la perspectiva. Pero lo que D’Agostino no quiere de ninguna manera es deslizarse por la pendiente de la mera corrección legal. Esa corrección que parece exigir que el jurista se dedique a “lo suyo”, entendiendo por los suyos pulir la pureza del derecho positivo o actuar como notario de la conducta social mayoritaria. Como si debiera ser neutral con la verdad de la familia. El libro es una respuesta a esta política de corrección, hecha a partir de corrección, es decir, sin saltarse ninguno de los valores académicos.

D’Agostino parte del convencimiento de que el hombre es hamo familiaris, es decir, que la familia no necesita defensas. Al menos no necesita defensas intrínsecas porque sería como defender al hombre. Sin embargo, está claro que tanto el hombre como la familia pueden encontrarse en dificultades extrínsecas. Los estamos viendo día a día. Sorprende contemplar, por ejemplo, la ideología gay (no hablo de homosexuales) reivindicando el matrimonio y las relaciones familiares. No hay mejor demostración de la condición natural en la que se percibe a la familia.

READ  Costa Rica obtiene su primer hotel vegano

Se puede concluir entonces que este libro contiene información de vital importancia para la convivencia de la familia. D’Agostino explica que “existe una verdad sobre la familia, que puede ser más o menos encamada, o más o menos traicionada, por las diversas culturas. Sólo la familia hace que el hombre se reconozca, sepa cuál es su nombre y su lugar en el mundo. Sólo ella da estabilidad a los afectos y encauza la identidad personal. Esa es la verdad sobre la familia (al menos parte de la verdad). Y eso puede ser mejor o peor expresado, con más acierto o con más deformaciones”.

El autor continúa explicando que “juzgar sobre ello no significa ningún imperialismo cultural. Ahora bien, ese juicio debe hacerse en clave de antropología filosófica más que de antropología etnológica o cultural. No hay que tener miedo de hablar de una filosofía de la familia.”

Además, asegura que “esa dignidad de la familia, que es la dignidad del hombre, sufre violencia. Esta es la tercera y última de las tesis conclusivas. Para ejemplificar este padecimiento emplea el autor el mito de Filemón y Baucis, tal y como lo presenta Goethe, en un pasaje que recuerda vagamente el relato original de Ovidio. La interpretación de D’Agostino es brillante y muy didáctica.”

Se puede concluir que la familia es un principio jurídico. Este libro asegura que “el derecho confiere a la familia una cualificación institucional. Ahora bien, la familia es una realidad que se impone al derecho y que el derecho no puede ignorar, como no puede ignorar al hombre. Humanidad y familiaridad están en la misma sintonía del ser.”

READ  Coronavirus el 7 de septiembre. Hay 67,000 muertes por Covid en México; hay 637 mil casos

No hay una declaración más concluyente de cuánto necesita ser defendido. El paradigma de la ruptura reclama ahora los lazos familiares, los lazos de la sociedad natural que es la familia. Si no fuera terrible, sería muy instructivo. Me permito esta referencia al momento presente sin, por supuesto, seguir el orden expositivo del libro de Francisco D’Agostino. Tiene trece capítulos. Los dos primeros se preguntan por la noción de familia y matrimonio. Del tercer al sexto capítulo se establecen las grandes cuestiones metodológicas sobre antropología y derecho en el ámbito familiar.

Patricio Arocha

Especialista web. Evangelista de viajes. Alborotador. Fanático de la música amigable con los hipster. Experto en comida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar