Economía

Se deben fortalecer las políticas públicas centradas en las cooperativas para que puedan jugar un papel más decidido en la creación de un nuevo modelo de desarrollo.

Hoy, Alicia Bárcena, Secretaria General de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), pidió el fortalecimiento de las políticas públicas cooperativas y la promoción de otras organizaciones de la economía social, así como una mayor participación en la conformación de un nuevo organización. La igualdad, la sostenibilidad y la democracia política y económica caracterizan el modelo de desarrollo en la 22ª Conferencia Regional de Cooperativas Americanas.

«En las difíciles circunstancias de la región, las cooperativas y otras organizaciones de economía social y solidaria tienen un papel muy importante que desempeñar en la recuperación transformadora. Las cooperativas crean empleos e ingresos».

Añadió que las cooperativas hacen una contribución decisiva al trabajo decente porque en tiempos de crisis, como vivimos ahora, estas empresas tienden a recortar ingresos en lugar de puestos de trabajo. “Significa que ahorran con mucha anticipación para invertir en tiempos de crisis, evitando las patadas masivas que se ven en las empresas tradicionales”, enfatizó.

Un alto funcionario de la ONU participó con el presidente de la República de Costa Rica, Carlos Alvarado, en un panel principal sobre el impacto de la crisis en los escenarios regionales y globales.

En su discurso, la máxima autoridad de la CEPAL afirmó que los estudios muestran que la productividad de las cooperativas es mayor en comparación con empresas tradicionales de similares características.

“Esto se logra porque la participación democrática de los empleados dentro de la empresa ayuda a brindar soluciones más efectivas a los desafíos que plantea la aceleración del cambio tecnológico”, enfatizó.

Alicia Bárcena recordó que si bien América Latina y el Caribe representan solo el 8,4 por ciento de la población mundial, causan el 30 por ciento de las muertes por coronavirus en todo el mundo.

READ  Controversia entre Ricardo Salinas Pliego y Denise Dresser

Señaló que la pandemia ha tenido profundas repercusiones económicas y sociales y ha exacerbado los problemas estructurales de nuestro modelo de desarrollo, exponiendo los altos niveles de informalidad laboral, pobreza y desigualdad en la región.

El Secretario General de la CEPAL precisó que en 2020, el empleo en América Latina y el Caribe cayó un 9% frente al promedio mundial de 3,5%. La tasa de desempleo aumentó del 8% al 10,5% entre 2019 y 2020, y la CEPAL estima un probable aumento este año al 11%.

Además, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores informales se han visto afectados de manera desproporcionada por la crisis.

“Nos preocupa que en 2020 la tasa de participación femenina en la fuerza laboral bajó al 46,9 por ciento y retrocedió al nivel de 2002, y la recuperación esperada para 2021 solo alcanzará el mismo nivel que en 2008”, advirtió Alicia Bárcena.

Agregó que la asistencia del gobierno ha ayudado a prevenir un impacto aún más grave de la pandemia. Las transferencias de ingresos sociales de 32 países llegaron a 326 millones de personas, o casi la mitad de la población total de la región. Sin embargo, se estima que la tasa de pobreza ha aumentado al 33,7% de la población de la región y la pobreza extrema afecta al 12,5%. Eso significa que 209 millones de personas viven en la pobreza y 78 millones de personas en la pobreza extrema, dijo.

Alicia Bárcena reconoció que los países enfrentan presiones fiscales y un endeudamiento creciente. Por tal motivo, destacó el trabajo conjunto de la CEPAL y el Gobierno de Costa Rica, actual Presidencia de la CEPAL, para proponer soluciones multilaterales e instrumentos financieros innovadores para el desarrollo de los países de la región, en su mayoría de medianos ingresos.

READ  La Asociación Internacional de Bienes Raíces firma una carta de intención con las asociaciones para crear un capítulo en Centroamérica

El alto funcionario también destacó la urgencia de mejorar la disponibilidad de vacunas, que es un factor necesario en la recuperación. Reiteró que existe una gran asimetría en las tasas de vacunación entre países desarrollados y en desarrollo, pero también dentro de la región, por lo que la CEPAL estima que América Latina y el Caribe no podrá vacunar al 80% de su población en 2021.

En ese sentido, elogió el llamado de las cooperativas americanas a democratizar la disponibilidad de vacunas y señaló que la CEPAL está trabajando con los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) a solicitud de la región para implementar el plan. Autosuficiencia en salud, con el objetivo de fortalecer la capacidad de producción y distribución regional de vacunas y medicamentos.

Finalmente, Alicia Bárcena reiteró el compromiso de la CEPAL de apoyar el trabajo de las cooperativas americanas para fortalecer los sistemas cooperativos en la región y brindó al sector cooperativo los esfuerzos de la Comisión Regional de Naciones Unidas para brindar análisis oportunos y precisos de la economía regional y global. en conexión con.

“Nuestro compromiso es seguir trabajando para fortalecer la institucionalidad pública y las políticas del sector, siempre considerando un nuevo modelo de desarrollo enfocado en la dignidad humana”, concluyó.

Antonio Calzadilla

Experto en redes sociales. Amante de la televisión galardonado. Futuro ídolo adolescente. Evangelista de la música. Gurú del café

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar