Nacionales

Sector privado y Gobierno están en alerta por inseguridad de turistas

Convocada por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT), la Comisión Nacional de Seguridad Turística (Consetur) se reunió este lunes de manera extraordinaria, tras los asesinatos de dos vacacionistas extranjeras en Tortuguero y Cóbano este fin de semana.

Durante el encuentro, la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, hizo un llamado a los empresarios turísticos privados a trabajar de manera conjunta y propositiva con el sector público en la construcción y ejecución de las estrategias más urgentes para reforzar a corto plazo la seguridad en los destinos turísticos más vulnerables.

“Estamos en un punto de quiebre. Garantizar la sostenibilidad de nuestro destino turístico pasa no sólo por el ICT, sino también por otras instituciones de Gobierno, y de actores clave del sector turístico como los empresarios, las cámaras de turismo y las municipalidades”, recalcó la Ministra de Turismo.

El sector privado estuvo representado por la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), la Asociación Costarricense de Autorentistas (ACAR), la Cámara de Turismo de Guanacaste (Canaturgua), la Camára Costarricense de Hoteles (CCH), la Asociación Costarricense de Operadores en Turismo (ACOT) y la Red de Pequeños Hoteles de San José.

“Existe absoluta claridad de que para ser un destino turístico sostenible, debemos ser un destino seguro, este es un tema prioritario de mi gestión, definido como eje estratégico desde que asumí el cargo. La tarea requiere que participemos todos, es vital que el sector privado pierda el miedo de hablar de seguridad pública y tome en conjunto con el Gobierno las acciones adecuadas para cuidar el destino”, añadió Revelo.

Durante las últimas 48 horas ambos hechos violentos en perjuicio de turistas han sido atendidos por el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, la viceministra de Relaciones Exteriores, Lorena Aguilar y la Ministra de Turismo y sus respectivos equipos de trabajo.

En lo que atañe directamente al ICT, la Institución coordinó el apoyo a los familiares y allegados de la turista española con transporte, hospedaje y  psicólogas. En el caso de la turista mexicana, su familia decidió un manejo privado.