Arte y Cultura Nacionales

Conozca el origen de la bonita tradición de los nacimientos navideños

Una de las tradiciones universales en la temporada navideña, es la creación del nacimiento, también llamado pesebre o Portal de Belén, que rinde homenaje a la maternidad, a la infancia y a la vida.

Lea También: FOTOS: Los 11 árboles navideños más exóticos del mundo

nacimientos navideños

El Origen de los nacimientos

Según la leyenda, el origen de los nacimientos se remonta a la época de Giovanni Bernardone (1182-1226), más conocido como San Francisco de Asís, quien fue el primero en instalar un nacimiento viviente para ejemplificar el nacimiento de Jesús. La fecha exacta es desconocida, pero se presume que fue en 1223.

nacimientos navideños
San Francisco de Asís

Luego de fundar la orden franciscana, él recorría los pueblos de su natal Italia, con el objetivo de predicar la palabra.

En el invierno de 1223, mientras recorría la provincia de Rieti, Italia, lo sorprendió la navidad en la ermita de Greccio, donde se inspiró y logró representar el nacimiento de niño Jesús.

Con la ayuda de otros creyentes, construyó una pequeña casa de paja y el portal, e invitó a todos los ciudadanos de ese lugar, a integrarse a la escena viviente, con José y María, el niño recién nacido, los pastores, y hasta un buey y un burro para mayor veracidad.

Lea También: ¡Aliste su bolsillo! Aquí los precios de los productos alimenticios de temporada

Evolución

Cuando finalmente se arraigó esta tradición en Europa, durante mucho tiempo se mantuvo con nacimientos vivientes, principalmente en los recintos religiosos, hasta que poco a poco se fueron elaborando figuras e iconos de barro y porcelana, luego se expandió a los hogares de los fervientes cristianos.

Se cree que el primer nacimiento hecho con figuras de barro se realizó en Napolés, Italia, a finales del siglo XV.

Nacimientos en Honduras

nacimientos navideños

En los hogares de Honduras, y de otros países, casi nunca falta el nacimiento, mismos que se inicia a construir en los primeros días de diciembre.

Se mantiene como tradición, tapar al niño Jesús y se descubre hasta la medianoche del 24 de diciembre.