Mundo

Un profesor de antropología encuentra impactos humanos similares en el medio ambiente en la pandemia y la colonización europea

Emily Lena Jones, directora asociada de antropología de la Universidad de Nuevo México, sonríe en el laboratorio de zooarqueología en el Anexo de Antropología de la UNM. (Cortesía de Emily Lena Jones)

¿Recuerdas hace tres años cuando COVID-19 cerró nuestro mundo y cambió la forma en que vivimos, desterrándonos de nuestros trabajos a hogares abastecidos de productos enlatados, agua embotellada y papel higiénico?

Fue devastador para las empresas, los medios de subsistencia y nuestras esperanzas para el futuro.

Pero también hubo otros efectos. La contaminación del aire disminuyó porque no manejamos tanto nuestro automóvil. Y debido a que no manejamos tanto, los autos y camiones mataron menos animales. Y a medida que se restringía la actividad humana, se expandía la actividad animal. Las criaturas que normalmente se quedaban en las colinas o en los bosques de repente llegaron a los patios traseros.

Emily Lena Jones, profesora asistente de antropología en la Universidad de Nuevo México, ve paralelos entre esos primeros días de pandemia y la colonización europea de las Américas. Ambos afectaron el medio ambiente al cambiar el comportamiento humano.

Jones, de 48 años, estudia restos arqueológicos de animales para determinar cómo las interacciones entre humanos y animales afectan el medio ambiente. Se dio cuenta de que los animales y las plantas florecieron después de que los europeos llegaron a lo que ahora es Nuevo México.

“Antes de la colonización, el paisaje tenía menos vida salvaje”, dijo Jones.

¿Pero por qué?

‘Esto fue raro’

Jacob L. Fisher, profesor de antropología en la Universidad Estatal de California, Sacramento, había observado en sus estudios en California lo mismo que Jones había observado en su trabajo en Nuevo México.

“Ambos encontramos toneladas de animales de caza más grandes como alces, ciervos, borregos cimarrones y antílopes berrendos en estos conjuntos (grupos de artefactos) que son posteriores a la llegada de los europeos a América del Norte”, dijo Jones. “Esto fue extraño porque en los conjuntos de períodos anteriores, estos animales son raros”.

READ  La selección masculina de fútbol playa de Estados Unidos compite en el Campeonato de Concacaf

Jones y Fisher plantearon la hipótesis de que las enfermedades introducidas por los europeos, como el sarampión y la viruela, redujeron el número de pueblos nativos y redujeron el número de personas que cazaban estos grandes animales.

Tiene sentido que menos cazadores signifique más animales. Pero juntos, Jones y Fisher encontraron evidencia que sugería que había más en esta imagen que el sarampión y la viruela.

La antropóloga de la UNM Emily Lena Jones es coeditora y colaboradora de este libro sobre los efectos de la colonización europea en el medio ambiente estadounidense. (Cortesía de Emily Lena Jones)

“Vemos consecuencias probables por una serie de razones relacionadas con la colonización”, dijo Jones. “Hubo enfermedades, sí, pero también genocidios, trabajos forzados y la introducción de nuevos animales (bovinos y ovinos)”

Buscando información de otras regiones de las Américas, Jones y Fisher contactaron a investigadores de Argentina a Canadá, de Texas a Wyoming, de Harvard al Instituto Smithsonian.

El resultado es “Cuestionamiento del rebote: las personas y el cambio ambiental en las Américas históricas tempranas y protohistóricas” (University of Utah Press, 2023).

Jones y Fisher editaron el libro y también se encuentran entre sus 17 colaboradores.

Señalan en la introducción que, aunque los capítulos del libro difieren en su enfoque, todos reconocen los cambios ambientales que ocurrieron durante el período de expansión de la colonización europea.

Cambiando de rumbo

Jones nació en Costa Rica mientras su padre trabajaba en la fuerza de mantenimiento de la paz en ese país. Creció en Filadelfia y Connecticut y se matriculó en Vassar College en 1992, con especialización en teatro y literatura inglesa. En ese momento, soñaba con convertirse en actor o, si eso no funcionaba, en profesor de literatura.

Su vida cambió de dirección cuando asistió a un curso de arqueología egipcia impartido por Walter A. Fairservis, un experto en el auge y la caída de las civilizaciones antiguas.

READ  El Banco Mundial malinterpretó las acusaciones de acoso sexual, dice el tribunal interno

Fairservis se había ganado una reputación como descubridor e investigador de ciudades perdidas, y Jones estaba enamorado de sus historias de trabajo de campo en lugares exóticos. Antes de tomar esta clase, había decidido especializarse en antropología.

Jones tiene una licenciatura en antropología de Vassar, una maestría y un doctorado en antropología de la Universidad de Washington y está en su undécimo año como miembro de la facultad de la UNM.

Ha hecho proyectos antropológicos en España y Francia y en este país, pero sigue huesos de animales en cualquier parte. Parte de su trabajo sobre los efectos de la colonización europea lo ha puesto tras la pista de los caballos en este país.

“Esto incluye rastrear restos de caballos en Kansas, Wyoming, Idaho, el Museo Maxwell de la UNM en todo el oeste”, dijo Jones. “Es un proyecto lento porque algunos museos están en contra de los restos de la fecha porque es destructiva. Los huesos se muelen para la datación por radiocarbono. No puedes recuperarlos”.

Haciendo huellas

Los caballos prehistóricos se extinguieron en las Américas, pero los españoles reintrodujeron el animal en el Nuevo Mundo. Los estudios realizados por Jones y otros muestran que los caballos se extendieron rápidamente a las comunidades indígenas.

“Los caballos se extendieron hacia el norte y el oeste mucho más rápido de lo que se pensaba”, dijo Jones. “Llegaron a lugares antes de que los españoles llegaran a esas áreas. ¿Escaparon a la naturaleza? O tal vez llegaron allí a través de redes comerciales indígenas, pueblos indígenas que no tenían contacto con el comercio español con pueblos indígenas que sí tenían contacto”.

READ  Horarios de Buenos Aires | El presidente electo de Costa Rica se disculpó por el acoso sexual

Hay indicios de que las culturas indígenas habían incorporado caballos en su cultura antes de la Revuelta Pueblo de 1680. Jones dijo que un proyecto de construcción en la década de 1990 descubrió unos 1.650 entierros de nativos americanos en Blacks Fork, Wyoming.

“Eso es mucho antes de que los caballos deberían haber estado allí”, dijo Jones. También se han encontrado restos de caballos anteriores a la rebelión en Paa-ko Pueblo, un pueblo ancestral en la parte oriental de las montañas Sandia. Jones ha estudiado materiales excavados en Isleta Pueblo, pero no encontró evidencia de caballos antes de 1680.

“Encontramos una tortuga mordedora en Isleta, lo cual fue bastante emocionante”, dijo. “Fue en depósitos del siglo XVII, por lo que (las tortugas) deben haber vivido allí en ese entonces”.

menos sexy

Hoy, Jones hace la mayor parte de su trabajo en el laboratorio, analizando materiales que han sido excavados en el pasado. No suena tan romántico como arrastrarse por tumbas antiguas con Indiana Jones o arqueólogos como Fairservis.

“Es menos sexy”, dijo Jones. “Porque no puedes vender a la gente tan fácilmente. Pero también me encanta estar en el laboratorio. Todavía es emocionante. Todavía hay descubrimientos”.

Ernesto Cabanas

Pionero de las redes sociales. Defensor de Internet. Gurú de los zombis. Aficionado al café. Especialista en la web. Practicante de alimentos. Ninja musical de por vida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba